En vivo
FOTOS

La historia detrás del laberinto más grande de Sudamérica, ubicado en Chubut

Cinco años pasaron desde su inauguración, pero más de dos décadas para que esté listo. Cómo el proyecto común de una pareja creció entre cipreses y dio vida a este atractivo turístico. Ver fotogalería 11 de enero, 2019

“Nadie encuentra su camino sin haberse perdido varias veces”, reza una frase que bien puede ilustrar la historia de Laberinto Patagonia el dédalo más grande de Sudamérica ubicado en la localidad chubutense de El Hoyo, el cual desde su inauguración a principios de 2014, es visitado por cientos de personas cada temporada. Pero ¿qué lo hace tan especial?: una historia de amor, un proyecto en común y una aventura lúdica acompañada por un paisaje soñado.

Corría 1992 cuando los caminos de Doris Romera y Claudio Levi recién se cruzaron y -en su segunda cita- gestaron la idea de tener nada menos que un laberinto propio. “Fue una idea de él, que ese día me dijo que su sueño era hacer un laberinto. En ese momento me acordé de la historia de mitología griega de Ariadna y Teseo. De ahí en más, nuestra historia de amor prosperó y nos fuimos a trabajar a Buenos Aires unos meses y cuando volvimos nos enteramos de un lugar donde iban a rematar los cipreses y los compramos. Ahí empezó el proceso de diseñar el lugar, que en un principio no estaba pensado como un atractivo turístico”, recuerda la mujer.

laberinto-patagonia-01082019-07
El Laberinto se encuentra ubicado en la localidad chubutense de El Hoyo. FOTO: Gentileza Laberinto Patagonia

"Pasamos noches sin dormir por el diseño, una parte la hice yo y la otra él. Hicimos pruebas de plantar los arbolitos y ver qué pasaba si los poníamos juntos, y ahí detectamos que tenía que haber una distancia prudencial en el ancho de los caminos por la proyección de la luz hasta abajo. El laberinto tiene 76 metros de ancho por 112 de largo y no está en un lugar plano, ese espacio lo tuvimos que limpiar era un monte impenetrable donde hubo un incendio. Fuimos comprando de a poco los terrenos, en esa época había tierra fiscal donde el municipio sacaba a la venta lotes. Ahora sería inaccesible hacerlo. Fue todo pasito a pasito y es una maravilla para nosotros cuando lo vemos. Ahora vivimos en una chacra y tenemos una plantación de manzana, membrillos, cerezos, de todo”, agrega.

laberinto-patagonia-01082019-04
Está armado con cipreses y mide 76 metros por 112. FOTO: Gentileza Laberinto Patagonia

Un diseño con complicaciones. "Cuando empezamos con la idea no teníamos ni Internet ni nada. Un amigo me trajo un libro de España llamado El poder mágico de los laberintos y ese fue el puntapié. Después, vimos la película El Resplandor y ahí calqué desde el televisor de tubo a ver cómo era un laberinto. A su vez nos planteamos que un laberinto no tiene que ser todo el tiempo caminos y caminos, y como somos de buscar analogías entre lo espiritual y lo real; y la vida no es continuo caminos y encrucijadas sino que tiene abiertos también, hicimos eso: hay una parte bastante sencilla y ahí salís a una plaza central y tenés entradas y ahí empieza la búsqueda. Una vez que entrás, tenés muchas posibilidades. Hace 3 años pusimos puertas reales que abrimos o cerramos, entonces la salida cambia, no es siempre el mismo el circuito de salida y eso es para que no sea siempre igual. Hay una plaza adentro; luego una pérgola y cuando salís, te encontrás con un estanque con peces de colores", detalla Romera.

laberinto-patagonia-01082019-08
Al lugar, llegan cientos de turistas durante la temporada que permanece abierto. FOTO: Gentileza Laberinto Patagonia 

"Los laberintos son vórtices de energía, la concentran. El nuestro tiene gente todo el tiempo y quien entra allí sale distinto porque aparece primero la sensación que te obliga al juego, y uno de grande pierde esa cuestión. Sin embargo, una vez allí no hay alternativa: te obliga a jugar de vuelta. Hasta el más escéptico sale con otra actitud porque la gente conecta, se encuentra con el otro y además disfruta del aroma que desprenden los arbustos, el sol, y hasta la lluvia. Es para todas las edades, no hay diferencias socio-culturales acá", describe su dueña. 

“Un encuentro ineludible con el alma". Así define Doris el paso de las personas por el laberinto. “Una de las cosas que más escucho de los visitantes es ‘volví a ser niño’, porque corren, compiten, y lo que hacen ahí es contacto con el alma que nunca deja el estadío de la espontaneidad, de la niñez. Cuando entrás al laberinto te olvidás de todo, corres, respiras y la gente se oxigena porque está en contacto con la naturaleza, acá están en juego todos los sentidos”, manifiesta. 

laberinto-patagonia-01082019-06
Parte del paisaje chubutense que rodea al laberinto. FOTO: Gentileza Laberinto Patagonia

En ese marco, cuenta: "El año pasado vino el multimillonario Joe Lewis en su helicóptero, bajó con sus 81 años, se metió al laberinto y cuando salió vino a la confitería y al lado de él había una pareja de puesteros gauchos y él los saludó y conversó con ellos. Acá no hay diferencias, son todos iguales. El laberinto convoca a todo tipo de gente, a la unidad, somos todos seres humanos en este planeta, cuando todos estamos en este mundo que tratamos de buscarle la vuelta a la vida".

laberinto-patagonia-01082019-03
Doris Romera, su dueña, en el lugar. FOTO: Gentileza Laberinto Patagonia 

Un laberinto para todos. Semanas atrás, el laberinto recibió una visita muy especial: un grupo de no videntes. "Vinieron 15 chicos y los guías se vendaron los ojos. Los no videntes iban con su bastón y fue una experiencia loquísima, los ciegos salieron rápido y ellos iban guiando a sus guías. Es un disparador de todo el laberinto, y nosotros estamos abiertos a cualquier movida inclusiva".

labertino casa de te 01112019
Los productos que preparan en la casa de té son con frutos frescos que ellos mismos cosechan o que le compran a algún productor vecino. FOTO: Gentileza Laberinto Patagonia

Responsabilidad y compromiso. "Los que trabajamos con la naturaleza tenemos que tener una responsabilidad, no podemos agotar los recursos porque el suelo necesita un tiempo de regeneración a nivel biológico y anímico. Se necesita espacios de que no haya nada, sólo soledad y silencio sino lo mágico desaparece. Nos presionan a tenerlo abierto todo el año y podríamos, porque funciona, pero decidimos que no. Hay que cerrar unos meses para que se recupere. Yo soy la dueña y lo cuido, no quiero explotarlo hasta que no quede nada", remarca.

laberinto-patagonia-01082019-10
Paisaje alrededor del laberinto. FOTO: Gentileza Laberinto Patagonia

Complementar la aventura. Doris, que conoció otros laberintos, añade que cuando salía de ellos no había mucho más que hacer en el lugar, y por eso le pareció buena idea complementar ese espacio con una confitería y casa de té, para que quienes vayas prueben las delicias preparadas allí: "Al ser productores tenemos todo el tiempo cosas frescas”.

Proyecto familiar. "Durante la temporada trabajamos acá 12 personas, todos de la familia porque priorizamos la relación humana", resume al tiempo que remarca que con su marido -juntos desde hace 25 años y con hijos mellizos de 9 años- supieron construir un espacio que la gente agradece y eso es "un acto de magia". "Entramos a la tarde al laberinto y nos damos cuenta que ya nos trascendió, es como una obra de arte y como tal ya no le pertenece al artista. El laberinto de alguna forma visibilizó el lugar, porque sino  Chubut era sinónimo sólo de ballenas".

labertino dueños 01112019
El lugar es un atractivo turístico. FOTO: Gentileza Laberinto Patagonia

Cómo llegar. El laberinto está enclavado en el valle del río Epuyén, en la Comarca Andina del Paralelo 42, a sólo 3 kilómetros de la ruta 40. Ocupa una superficie de 8.500 metros cuadrados que abarca pasillos, caminos serpenteantes y una pérgola en el corazón. Permanece abierto desde inicios de diciembre hasta después de Semana Santa, y reabre por unos días durante las vacaciones de invierno. 


seguir leyendo

Lo más visto

Noticias Recomendadas