SCIOLI EN LA MIRA

Los escándalos personales de Daniel Scioli otra vez afectan sus planes políticos

Pensaba lanzar su campaña el domingo 13 de enero, día de su cumpleaños. Pero la denuncia de Gisela Berger complicó el proyecto. 9|01|19

Daniel Scioli cumplirá 62 años el 13 de enero y tiene todo listo para lanzarse ese domingo como candidato presidencial ese día en Mar del Plata. Pero su tormentosa relación con Gisela Berger volvió a sacarlo de la cancha de la peor manera. A cuatro días del acto, la modelo lo escrachó en redes sociales y denunció ante Exitoína amenazas por parte de su entorno:

"No tengo por qué recibir amenazas y yo no pienso igual. No puedo contar qué tipo de amenazas. Yo he sufrido un montón con él. No quiero pasarla más mal. Hasta acá llegué", expresó atemorizada la pareja del diputado nacional por Unidad Ciudadana. Ambos volvieron de las vacaciones, juntos, el lunes.

No es la primera vez que la vida privada de ambos deriva en un escándalo público. Ya había sucedido en mayo de 2017, cuando el exgobernador de Buenos Aires decidió contar en A24 con Jorge Rial que sería padre y a las pocas horas ella relató que le había pedido que abortara. El cimbronazo fue total, al punto que se pensó que Scioli no estaría en las listas de Unidad Ciudadana para las últimas elecciones legislativas. Cuando el asunto se calmó, terminó en el quinto lugar de la nómina, cuando la idea de gran parte del kirchnerismo era que sea cabeza de lista o número 2 en el peor de los casos. En el último año desde que asumió su banca, Scioli no tuvo un trabajo destacado en la Cámara Baja, con pocos discursos y varios faltazos en numerosas votaciones del año.

Las frases más fuertes de Gisela Berger contra Daniel Scioli

A pesar de estar alejado de los medios de comunicación, lo cierto es que el exmotonauta nunca perdió el contacto con dirigentes del Partido Justicialista (PJ) y solía repetir en privado que buscaría una revancha en 2019 contra Mauricio Macri. ¿Su principal argumento? "Todo lo que adelanté en el debate se cumplió. Ahora me toca a mí", le escucharon decir intendentes en reuniones reservadas en la provincia de Buenos Aires. Con ese objetivo, durante los últimos meses comenzó a mostrarse en público y a promocionar proyectos deportivos en el recinto.

Sus laderos, por su parte, explicaban la estrategia: que Cristina decida no jugar en la elección, que haya una gran PASO del PJ y que él sea el candidato de la expresidenta para lograr la reunificación del peronismo frente a Cambiemos.

El plan de Scioli estaba estudiado y el domingo, con la excusa de su cumpleaños, la idea era lanzar otra vez su candidatura en la costa argentina, donde siempre se mostró cómodo y querido. Hace minutos Berger volvió a tirar la bomba. Recién enterados del escándalo, su círculo íntimo confió a PERFIL que el acto se mantiene. Habrá que ver si la estrategia se modifica y decide llamarse al silencio. Hasta que, una vez más, el escándalo se apague.


seguir leyendo
home politica SCIOLI EN LA MIRA

Lo más visto