En vivo
NISMAN, 5 AÑOS

Justin Webster: "Las cuentas de Nisman deben ser investigadas"

El director del documental de Netflix sobre el fiscal muerto cree que el espía Jaime Stiuso es la clave de la tragedia. Desliza que no recibió colaboración de Gendarmería. Elogio a Viviana Fein. 13 de enero, 2020

Hace 5 años, Natalio Alberto Nisman pateó el tablero de la política, la justicia y las relaciones internacionales argentinas. Decidió hacerlo rápido, apurando sin explicación el regreso de un viaje a Europa con su hija mayor que cumplía los 15, y antes que nada salió por televisión. Eligió TN, la señal noticiosa del Grupo Clarín, para entonces enemistado a muerte con el gobierno de Cristina Kirchner. La denuncia por un supuesto “encubrimiento” en la causa por el atentado a la AMIA a partir de un memorándum de entendimiento de la Casa Rosada con Irán desató una crisis institucional y el lunes 19 de enero de 2015, Nisman debía presentarse a ampliar y documentar su denuncia mediática en el Congreso de la Nación. Una bala calibre 22 en su cabeza y, desde entonces, el caso del fiscal muerto en el baño de su casa no dejó de generar pasiones, operaciones, polémicas, disputas entre fueros judiciales y furiosos enfrentamientos políticos entre quienes sostienen que lo asesinaron y aquellos convencidos de que el controvertido personaje se suicidó, ya fuese por libre determinación o inducido a hacerlo alguna mano negra mediante.

La gran novedad en este quinto aniversario de la explosiva denuncia y el dramático final del funcionario no provino de los tribunales, ni del gobierno y ni siquiera de los medios de comunicación locales, sino empaquetada en una miniserie de seis capítulos dirigida por un documentalista británico residente en Barcelona, Justin Webster.

Nisman: el fiscal, la presidenta y el espía” se puede ver por Netflix desde el 1 de enero. Es un trabajo excepcional. Envidiable desde lo periodístico. Amplio de mirada. Estéticamente cuidado. Fácil de entender, lo cual multiplica el mérito ante un caso tan enrevesado y manipulado. El producto descarta cualquier fanatismo, pero los registra con respeto a todos. Es minucioso. Trata de despejar hipótesis, teorías y elucubraciones de variado pelaje sólo a partir de pruebas. Tampoco hay, a lo largo de esas intensas seis horas, golpes bajos ni tentaciones sensacionalistas para el uso de imágenes reales de sangrienta crudeza. Y, encima, es entretenido. Un policial de los mejores. Detesto ser tan elogioso.

El documental fue fruto de cuatro años de intenso trabajo. El primero, dedicado a investigar y a organizarlo. Mil horas de archivo audiovisual. Acceso al expediente. Centenares de notas periodísticas. Luego, tres años más con una veintena de personas produciendo, revisando y seleccionando 250 horas de grabaciones, varias de ellas con fuentes exclusivas. Casi nueve meses de edición y post producción.

Acompañado por el productor argentino del documental, Martín Rocca, el director Justin Webster respondió a PERFIL vía mail desde España. Está de duelo: acaba de fallecer su padre.

-Me dicen que hubo debate entre ustedes antes de decidir ocuparse del Caso Nisman. ¿Cuáles eran las dudas? ¿Asumieron riesgos? ¿Cuáles?

-En 2015, meses después de la muerte de Alberto Nisman, estuvimos rodando otro documental en los Estados Unidos. Martín era el productor de campo y yo, el director. En un descanso con otros miembros del equipo discutimos si sería posible hacer la historia del Caso Nisman. Yo decía que sería posible, pero muy difícil. Ya había dirigido "Seré asesinado", un documental sobre el Caso Rosenberg, en Guatemala un par de años antes, que tenía ciertos paralelismos con el Caso Nisman. También decía que la única razón para hacerlo sería poder esclarecer algo. Martín sostenía que era imposible, pero fue él quien, meses más tarde, paradójicamente, hizo los primeros pasos en conseguir algunos accesos. Me dejó sin argumentos para no hacer el trabajo. Con las series de no ficción que empezamos a producir, como “Muerte en León”, de 2016, también vi que podríamos tener la posibilidad de abordar una historia tan compleja como esta y lograr algún nivel de esclarecimiento.

-En lo personal, desde hace 5 años, Nisman se me volvió una especie de obsesión profesional. ¿Les terminó pasando algo parecido al tomar contacto con tantas fuentes y puntos de vista tan contradictorios?

-Totalmente. Martín y yo, sobre todo, pero otros del equipo también han vivido toda la inmersión en esta historia tan trágica como apasionante, tanto que me atrevo a decir que nos ha marcado para siempre. Personalmente creo que es imprescindible tener tiempo para un trabajo así, para poder explorar y procesar toda la información que hay disponible para luego quedarse con lo esencial.

-Yo quisiera que esta charla fuese algo así como un “manual” para ver y entender “Nisman: el fiscal, la presidenta y el espía”. Y empezaría recomendándole a los espectadores que, para verlo, traten de despojarse de sus posiciones previas ya asumidas y las conclusiones ya sacadas, para dejarse llevar más por las pruebas que por las teorías… ¿Qué les pasó a ustedes al transitar las hipótesis sobre la muerte de Nisman en el transcurso del trabajo?

-Era importante mantener la mente abierta desde el principio, no especular. También era importante empezar a diferenciar, dentro tanta cobertura mediática, qué era lo más relevante y qué no. A medida que avanzamos en la producción y con las entrevistas, los grados de duda, o confianza entre todas las hipótesis subían y bajaban constantemente. Creo que esto se refleja en la experiencia al ver la serie. Al final tengo la sensación de tener conclusiones claras sobre ciertas partes del caso. Pero también, inevitablemente, surgen nuevas preguntas.

-¿Te propusiste probar algo o sólo consignar lo que había recabado en la causa judicial y en los medios?

-Nos propusimos conocer la historia al máximo, a través de las respectivas causas, los medios, libros publicados, archivo y distintas fuentes directas, para luego profundizar en los testimonios de las personas más cercanas a los hechos, teniéndolos frente a la cámara. Luego, poder digerirlo todo y razonar, componer y discriminar para narrar lo más relevante, a ver hasta dónde nos llevaba esto y qué podría llegar a revelar.

-Siento la obligación de felicitarte por este trabajo preciso, claro, didáctico, sin golpes bajos ni amarillismos y, por si fuera poco, atrapante como un policial de gran nivel. ¿Cuántas de estas cosas te planteaste de antemano? ¿Cuántas fueron encontrando en el camino?

-¡Gracias! Es un proceso complejo, que necesita tiempo… Cito a Scott Fitzgerald: “Un signo de la inteligencia es la capacidad de mantener dos conceptos contrarios en tu mente al mismo tiempo y poder seguir funcionando”. A la hora de trabajar en un proyecto así, hay que entender que hay un guión y al mismo tiempo, no hay guión. Es decir, la historia va mutando a medida que se avanza en la investigación, por lo que necesitás tener estos dos conceptos en la cabeza y “seguir funcionando”. Por la complejidad de esta historia, el guión se iba transformando durante el proceso, pero las preguntas básicas siempre estuvieron presentes.

-En términos generales, ¿sentís que cumpliste la misión, al menos los objetivos básicos que te habías planteado al planificar el documental?

-Me siento contento con el resultado, con haber cumplido con el reto de “esclarecer algo” y que es relevante no sólo para una audiencia argentina, sino también para una audiencia internacional. Pero hay que aceptar siempre que nada está completamente terminado, ni es completamente definitivo en la no ficción, especialmente con una historia tan trágica y compleja como esta.

-A mi manera de ver, el Caso Nisman ha sido y sigue siendo un teatro de operaciones políticas, judiciales y de inteligencia, incluso a nivel internacional. Con todo lo que saben ahora, ¿comparten esta apreciación? ¿Construyeron un punto de vista propio con tanta información? ¿Cuál sería?

-Sí. Tengo la impresión, como dice Ross Newland de la CIA hacia el final de la serie, que las fuerzas en contra de descubrir la verdad han sido más fuertes que las investigaciones bien intencionadas. Esta es la verdadera tragedia. Y que las razones para ello, son complejas. Muchas quedan en evidencia en el documental, me parece. Otras siguen ocultas.

-Si tuvieras que definir a la Argentina por todo lo que supiste alrededor de este caso en estos cuatro años, ¿cómo lo harías en una reunión íntima con tus amigos?

-¡Es difícil la pregunta! Conozco la Argentina al margen del caso Nisman, pero lo he vivido intensamente en los últimos años. Diría que la pasión por la amistad, como dijo Borges, es su mejor virtud, pero al otro extremo, el desprecio a los que no son amigos, quizás sea uno de los defectos.

-¿Cuáles creés que han sido los grandes hallazgos de la serie?

-Preferiría pensar que el conjunto de los seis episodios es lo realmente relevante. En términos periodísticos, creo que a lo largo de las 6 horas hay muchos elementos nuevos, pero estos cobran mucho más sentido dentro de la totalidad del relato que vistos por sí solos.

-La actuación de la fiscal Viviana Fein fue desacreditada por una parte de la prensa, la política y la justicia. Después de haber visto todas las filmaciones y fotos de las pericias en el departamento y particularmente en el baño de Nisman, ¿cómo evaluarías el trabajo de recolección de pruebas y la actitud profesional de la Fiscalía?

-Me parece que la fiscal Fein trabajaba con los medios y las formas normales para la justicia ordinaria y que hizo una buena investigación, con vías de investigación todavía abiertas al día de hoy. Pero ninguna investigación hubiera sido perfecta en las circunstancias que se dio este caso.

-A mí me queda una sensación muy fuerte, pero podría ser parcial: la hipótesis del homicidio no tiene fundamentos probatorios, precisamente porque estaría probado con infinidad de elementos que ahí, en ese departamento y ese baño, no había nadie más. ¿Qué dicen ustedes al respecto? Por todo lo que vieron en detalle y habrán analizado a la hora de la edición final, ¿pudo haber más gente en ese baño?

-Prefiero que el documental hable por sí mismo en este sentido (y otros), porque quiero que los espectadores vean, razonen y lleguen a sus propias conclusiones.

Qué dijo Stiuso sobre Nisman, Cristina y Beliz en el documental de Netflix

-¡Claro! Y acá vengo yo a “spoilear”… Pero el documental es muy preciso en lo que se logró probar con consistencia y lo que nunca pasó de teoría, más allá de que hubiese muchos predispuestos a creerlas sin ver prueba alguna. Ese es un gran valor del trabajo, sino su principal valor más allá de lo artístico. La cuestión es que el gran misterio que puso más en duda la posibilidad de un suicidio fue la supuesta falta de deflagraciones en las manos de Nisman. ¿A qué determinación llegaron en su investigación?

-Me remito al documental, tanto a lo que dice Fein sobre esto, como el perito Olavarría (Luis, asistente de parte del acusado Diego Lagomarsino, dueño del arma que mató a Nisman).

-Entiendo que no quieras entrar en la polémica y mucho menos contar el final. Pero la posibilidad del suicidio por decisión, por accidente o por inducción de alguien no sería el final, sería empezar de nuevo. Y Fein y Olavarría sostienen que había sustancias provenientes de un disparo en las manos de Nisman… Pero bueno: para llegar al producto final, se nota que además del expediente leyeron y vieron un montón de informes y notas del periodismo argentino. ¿Hicieron una evaluación sobre cómo fue cubierto el Caso Nisman?

-La cobertura de los medios claramente sufró la politización del caso, con nobles excepciones. Creo que a lo largo de estos 5 años el caso se ha ido contando en pequeñas dosis en los medios y eso ha llevado a la sociedad a que sea más difícil poder entender todos los avances o elementos de esta historia vistos como parte de un todo. Esta dispersión en el tiempo de los detalles, algunos más relevantes y otros menos, hace que se le vuelva más difícil distinguir lo esencial del “ruido” que ha rodeado a esta historia desde un comienzo. La posibilidad de tener 6 horas para contar la historia, nos ha permitido poder explicar la historia dentro del contexto en que sucedieron los hechos y sopesando la relevancia de cada elemento, para luego poder contarlo todo junto.

-Yo tuve la oportunidad de recoger testimonios reservados de gente muy ligada en su momento a la familia Nisman-Arroyo Salgado que me describían al fiscal como una persona inestable, ciclotímica, pagada en exceso de sí misma pero afectivamente débil; alguien muy ambicioso, amarrado al éxito profesional y obsesivo con mantenerse joven. ¿Qué Nisman descubrieron en la investigación, viéndolo hablar a él en filmaciones de distintas épocas y hablando con tanta gente que lo conoció en vida?

-Muchas de las cosas que dices nos llegaban: la ambición y la vanidad o la coquetería y sus gustos de vida lujosa están plasmados en el documental. Pero también personas que le conocieron le tenían un gran afecto y algunos le admiraban, como también está puesto en el documental. Él era una persona con todos esos matices.

-Desde luego, nadie es una sola cosa. Pero lo que aquí ha estado de algún modo “prohibido” fue profundizar en alguna característica personal que pudiera llevar eventualmente a un suicidio… Hay mensajes por Whatsapp muy fuertes de Nisman con su ex mujer donde ella le dice que se olvide de sus hijas y él le responde “yo estoy hecho mierda y vos la seguís”. ¿Les llamó la atención que esa situación de estar “hecho mierda” no haya sido profundizada en la investigación con un muerto hallado solo en un baño a puertas cerradas con un arma? Creo que estos mensajes son muy indicativos, sobre todo si intentamos comprender el estado de ánimo de Nisman durante los días previos a su denuncia.

-También es cierto que hasta donde nosotros llegamos a conocer de la causa, no se había avanzado por esta vía de investigación ya que había muchos elementos nuevos aportados por la pericia informática de Gendarmería. Para el primer “rough-cut” de uno de los episodios, llevamos a cabo una reconstrucción completa de los 5 días entre que Nisman hace su denuncia y aparece muerto en el baño. Creo que tanto este Whatsapp, como otros elementos aportados posteriormente por Gendarmería, ayudan a tener una comprensión más completa de sus últimos días y su posible estado de ánimo.

-¿A qué conclusión llegaron sobre la relación de Nisman con el espía Antonio "Jaime" Stiuso? ¿Y cómo definirían al propio Stiuso con los mayores detalles posibles?

-A que sin dudas, Jaime Stiuso ha sido una persona muy importante dentro de los casos AMIA y Nisman, y que es por ello que su figura cobra tanta relevancia dentro de esta historia. La relación entre Nisman y Stiuso es uno de los grandes interrogantes que se generan en el espectador. ¿Cómo era la relación entre ellos hacia finales de 2014, cuando Nisman se preparaba para presentar su denuncia? ¿Cómo fue esa relación entre los días en que Nisman presentó su denuncia y apareció muerto? Creo que Stiuso sigue siendo un personaje enigmático.

-¿Le creen a Diego Lagomarsino? ¿Habrá contado toda la verdad sobre su relación con Nisman?

-Creo que Diego Lagomarsino es alguien que ha sido puesto en duda desde un comienzo y que desde un comienzo él sostuvo una versión. A lo largo de la instrucción de esta investigación, como en cualquier otra, se han encontrado todo tipo de contradicciones entre los testigos que deben ser valoradas e investigadas. Puede ser que no llevan a nada o puede ser que sí. Sin dudas, y es algo que mencionamos en el documental, las cuentas de Nisman deben ser investigadas. Y es el propio Lagomarsino, implicado también en la causa que investiga estas cuentas, quien dice que debería avanzarse en esta investigación.

-De los gendarmes entrevistados sobre la llamada “pericia” a su cargo, me impactaron dos cosas. Uno de los jefes dice: “Nos sentimos como actores a punto de representar el papel más importante de sus vidas”. Y le dan excesiva a importancia a la precisión matemática sobre la hora de la muerte de Nisman, cuando semejante nivel de exactitud es imposible… ¿Les mostraron toda la “pericia”?

-Ellos no nos mostraron la pericia. Sin embargo, para cuando hicimos la entrevista, esa pericia ya era de conocimiento por gran parte del periodismo y sí, habíamos tenido la posibilidad de leerla. Intentamos que nuestras preguntas fueran lo más concretas posibles, pero era difícil conseguir de parte de ellos un alto nivel de concreción en sus respuestas.

-En la narración, le prestan mucha atención a las llamadas que Stiuso no le responde a Nisman en las horas finales y a las llamadas cruzadas por Nisman con otros agentes de inteligencia. ¿Por qué?

-Porque es uno de los grandes enigmas de esta historia. Esta es, entre otras cosas, una “historia de espías”. Y hay una serie de llamados entre un grupo grande de espías que se suceden el día en que Nisman deja de responder el teléfono y se interrumpen súbitamente cuando es encontrado muerto. Si bien se ha tomado testimonio a varios de los actores que figuran en ese cruce de llamadas, las respuestas no parecen ser suficientes para resolver la incógnita alrededor de ellos.

-¿Recibieron presiones o sintieron miedo o algo así durante la investigación y la producción?

-No recibimos ningún tipo de presiones por parte de nadie, ni ningún tipo de amenaza. Sí notamos el ambiente de miedo alrededor del caso y algunas de las personas con quienes hablamos sí se sintieron amenazadas o tenían miedo de hablar. Nosotros nos comunicamos de la misma forma con todos, planteando el espíritu del proyecto y tratando a todos por igual. Buscamos los testimonios directos, las experiencias de cada entrevistado y no tanto sus opiniones, para entender cómo sucedieron los hechos y por qué. Creo que lo que todas las personas con las que tratamos pudieron valorar, fue nuestra intención de intentar contar esta historia de la manera más completa posible, con todas las versiones, desde el respeto y desde la ética periodística. Siempre intentamos comprender los argumentos de cada parte y sopesarlos responsablemente, para luego presentarlos para dejar que el espectador los valore por sí mismo.

JPA/MC


seguir leyendo
home politica NISMAN, 5 AÑOS

Lo más visto

Noticias Recomendadas