Elecciones unificadas

Intendentes del PJ apuestan a evitar el corte de boleta y empujar para ganarle a Vidal

Acostumbrados a repartir listas separadas, ahora los jefes distritales del conurbano creen que se le puede ganar a la gobernadora. 10|02|19

En las elecciones de 2015, al ver peligrar sus distritos, muchos de los intendentes peronistas de la provincia de Buenos Aires empujaron el corte de boleta. La papeleta con el nombre de María Eugenia Vidal era repartida junto a la propia por los jefes distritales que pretendían ganar y que la postulación de Aníbal Fernández no los arrastre a la derrota. Cuatro años después, los mismos dirigentes ya no ven invencible a la gobernadora y, convertidos en los principales aliados de Cristina Kirchner, ya evalúan cómo recuperar el territorio bonaerense.

A pesar del optimismo que el kirchnerismo muestra al hablar de encuestas que la darían a la ex presidenta mejor posicionada que elecciones anteriores, los intendentes bonaerenses parten de los mismos votos obtenidos en 2017 para hacer cuentas. “Hoy Cristina tiene 37 puntos”, coinciden y aseguran que este porcentaje aún no alcanza para pelear contra Vidal la gobernación, que creen que puede estar más cerca de los 40 puntos que de los 35. “Sumar más votos que Cristina en el tramo del gobernador es muy difícil, pero son sólo dos o tres puntos los que tenemos que conseguir”, reconoce un intendente de la zona sur.

Interna PRO: por qué Vidal decidió no desdoblar las elecciones

Mientras no esté definido el candidato, los intendentes repiten que la principal estrategia es buscar un nombre que caiga bien en los sectores despolitizados y cercanos a otros candidatos. Allí aparece el intendente de Lomas de Zamora, Martín Insaurralde. Según los sondeos, este dirigente es bien visto por quienes descreen de la política e, incluso, por simpatizantes de Massa. “Si Alternativa Federal se presenta a la elección, necesitamos que sus votos en el tramo de gobernador no se caigan y si esos votantes quieren cortar, Martín es una opción posible”, describe un jefe comunal. Saben que en los últimos comicios presidenciales algunos votantes del tigrense eligieron a Vidal y no a Felipe Solá. Reconocen que el escenario ideal es la unidad con Massa pero hoy es lejano (aunque podrían avanzar en acuerdos con sus distintos intendentes). “En todos estos años, Massa fue un aliado de Vidal, es más probable que ayude a la gobernadora a revalidar el cargo”, responden en el kirchnerismo.

Los jefes comunales coincidieron con Cristina en que un sólo candidato a gobernador también servirá para no perder votos y negocian que tampoco haya internas en los distritos que gobiernan. “Lo importante es que los sufragios no se dispersen y para eso es necesario que no haya mil internas”, explica un intendente que sufrió las internas de La Cámpora.

Intendentes bonaerenses del PRO insisten en eliminar las elecciones PASO


La ex presidenta conocerá la lealtad de sus nuevos aliados en las próximas elecciones. Desde 2005, cuando Hilda Chiche Duhalde competía contra Cristina Kirchner por una banca en el senado, los jefes distritales empezaron a ser mirados con desconfianza por el alto porcentaje de cortes de boleta que los hacía conservar la intendencia mientras se perdían los puestos más altos. Ahora, aseguran que estas maniobras quedaron atrás, y por el contrario, buscaran que quienes tengan más votos que la ex presidenta impulsen el resto de la boleta.

“Esto se logra militando y caminando mucho la boleta”, reconocen. En Berazategui, la diferencia entre Aníbal Fernández en 2015 y el intendente Juan Patricio Mussi fue de cerca de 25 mil votos. Ahora, su padre quiere regresar al distrito y asegura que, a pesar de algunos enojos, en sus recorridas irá con la papeleta completa en la mano y pedirá el voto para todos. Esto se repite en la mayoría de los 44 distritos peronistas (José C. Paz, gobernado por Mario Ishii y Ezeiza, comandado por Alejandro Granados, ya no los cuentan como propios).  


seguir leyendo
home politica Elecciones unificadas

Lo más visto