En vivo
el futuro del club politico argentino

Académicos cercanos a Macri ya muestran distancia

. 15 de septiembre, 2019

Alberto Fernández todavía no respondió el mail de Graciela Fernández Meijide. En su condición de presidenta del Club Político Argentino, la ex ministra aliancista lo invitó a exponer sus ideas ante los demás intelectuales del colectivo. Cerca del ganador de las PASO aducen problemas de agenda. Roberto Lavagna, en cambio, sí había confirmado. Pero canceló el día anterior a su presentación en el Teatro San Martín, donde suele hacer base el grupo de pensadores que respalda (o respaldaba) al oficialismo.

Antes de ser electo presidente, Mauricio Macri asistió dos veces. Pero los integrantes del CPA optaron por no requerirlo más, una vez que el ex alcalde llegó a la Casa Rosada. Fernández Meijide rechaza el mote de oficialistas para los integrantes del CPA. También niega que sus colegas se hayan despegado del macrismo tras las PASO.

Socio del club desde la primera hora, el ensayista y editor Alejandro Katz hizo un planteo rupturista. “Yo creo que Macri debería renunciar a la candidatura, buscando alguna forma de colaboración informal para que sus candidatos obtengan los mejores resultados posibles”, propuso en Radio Con Vos. Pero Meijide y Katz aclaran que se trató de una opinión individual.

El CPA cuenta con unos 250 académicos, abogados, sociólogos, economistas, politólogos, periodistas e investigadores, más algunos funcionarios. Entre ellos, Jaime Duran Barba.

Desde hace semanas que el asesor presidencial mantiene silencio en el mailing del club. A principios de 2018, Duran Barba había militado en contra de la publicación de un documento que criticaba los manejos irregulares de Jorge Triaca. Sus mails provocadores (“Nuestro país es como Suecia. Nadie tiene una empleada en negro”, ironizó en uno) generaron cierto malestar.

“Hay gente del club que no votó a Macri. Somos antigrieta. Lo creamos en 2008 con un solo fin: plantear que la controversia entre el kirchnerismo y el campo era peligrosa. Además, siempre quisimos que vinieran kirchneristas a debatir”, afirma Fernández Meijide.

El 28 de agosto pasado se dieron el gusto. Ya conocido el dato de la caída de Macri, el CPA invitó a dos “adversarios”. Así los presentó juguetonamente el politólogo Vicente Palermo: los visitantes fueron la doctora en Ciencias Sociales Ana Castellani, del Grupo Fragata, y el doctor en antropología Alejandro Grimson. Ambos debatieron con Palermo y con la ex Coalición Cívica María Eugenia Estenssoro.

El último documento del CPA fue difundido el 2 de septiembre. Exigía una transición ordenada y responsable. El texto hacía un “llamado a una urgente cooperación por parte de las dos o tres fuerzas más votadas en agosto”. La línea fue acordada en la casa de Fernández Meijide, con autoría de Palermo y el economista Julio Drei-zzen. Después, llegó el aval del resto vía mail.

El lunes pasado, expuso el socio y abogado Ricardo Gil Lavedra en el San Martín. Con tono de despedida, hizo un balance elogioso de la gestión judicial del macrismo. Pero a su vez enumeró tres cuentas pendientes: el funcionamiento de Comodoro Py, el del Consejo de la Magistratura y el de la AFI.

Graciela FernándezMeijide todavía espera la visita de Alberto Fernández al CPA. Quiere escucharlo. Pero a la vez lo mira de reojo y desconfía de su moderación: “No creo en los grandes cambios a determinadas edades”.


seguir leyendo
home politica el futuro del club politico argentino
Temas de esta noticia

Lo más visto

Noticias Recomendadas