FEBRERO CALIENTE

Desde el Gobierno aseguran que hay más empleo industrial

Fuentes del Ministerio de Producción aseguran que el 44% del sector genera puestos de trabajo. 23|02|18

Pese a que la mayoría de los indicadores marcan una caída en el empleo industrial, y de hecho fue uno de los ejes de la protesta del miércoles, fuentes del Ministerio de Producción aseguraron que el sector atraviesa un proceso de reconversión y, por lo tanto, esperan una “reversión” en la caída del trabajo manufacturero para este año. “Antes solo un tercio de la industria generaba empleo, mientras que hoy esa cifra alcanza al 44% del sector industrial”, aseguró el secretario de Transformación Productiva, Lucio Castro.

En ese sentido, Castro afirmó que las puntas de lanza en cuanto a generación de puestos manufactureros son: alimentos y bebidas (principalmente carnes), la industria automotriz y el sector de la construcción y de los insumos. Por otra parte, el funcionario reconoció caídas en el empleo en textiles, calzado y electrónica.

Estas declaraciones se dieron en el marco de la presentación del Monitor de la Economía Real correspondiente a febrero. Este estudio, que presenta mensualmente la Secretaría que dirige Lucio Castro, toma una serie de indicadores de la economía y los califica con luces verdes, amarillas o rojas, dependiendo si son buenos, neutros o negativos. 

Entre los factores positivos se destaca un crecimiento del 2,9% interanual de la economía entre enero y noviembre, una suba del 2,1% del empleo registrado, un incremento del 3% en el salario real, un aumento del 13% en la importación de bienes de capital (aquellos que se destinan a la producción), un alza del 18% en exportaciones y del 12,7% en los niveles de construcción, entre otros. En el haber aparece la escalada inflacionaria de enero y la caída del 6,7% de la industria textil.

Desde la Secretaría afirmaron que los principales mensajes que arroja el Monitor son: una mejora en las perspectivas de en producción e inversión, un cambio en el patrón productivo y una preocupación por achicar el déficit comercial, especialmente con Brasil.

En cuanto a las expectativas de crecimiento, el Gobierno confía en que será clave la baja de costos productivos generada por la supuesta desinflación, la rúbrica del pacto fiscal (y la consecuente baja en impuestos provinciales a ingresos brutos), la reforma tributaria, la inversión en obra pública y privada y la puesta en marcha de un plan para bajar los costos logísticos, cuyo emblema serán los camiones bitrenes. Esto último, según afirmó Lucio Castro, permitirá un abaratamiento del 30% en materia de traslados.

Al ser consultados por la balanza comercial negativa, los funcionarios afirman que esperan que Brasil crezca un 3% este año y que esta situación impulse una mayor compra de productos argentinos. Por otra parte, afirman que el 80% de lo que importa hoy Argentina corresponde a bienes de capital, energía o insumos para la construcción.

Respecto de la reconversión industrial, en Producción afirman que Argentina se está convirtiendo en una “pick up nation”, dado que el año pasado el 50% de la producción automotriz correspondió a este tipo de vehículos y que para este año el sector espera inversiones por 5300 millones de dólares por parte de las terminales y de 500 millones de dólares por el lado de las autopartistas.

Enmarcado también en este “proceso de reconversión”, Castro aseguró que se consolida una estructura productiva que tendrá como sectores fuertes a: la industria automotriz, el agro y los sectores vinculados al conocimiento (como el software y la industria audiovisual). 

En referencia a la baja performance de exportaciones que tuvo Argentina en 2017 (con un crecimiento de solo el 1%) el secretario justificó el rendimiento en una caída del complejo cerealero oleaginoso, vinculada a cuestiones climáticas, entre otros factores. “Si descontamos ese sector, las exportaciones crecieron un 8%.

En materia turística, desde la Secretaría afirmaron que el año pasado fue récord para la Argentina, dado que “hubo 19 millones de viajeros”. Sin embargo, más allá de esta cifra que arroja el Gobierno, en 2017 se calcula que el déficit de balanza en turismo rondó los 10 mil millones de dólares.

El norte es la región donde más creció el trabajo, producto del boom turístico y de la obra pública”, aseguró, asimismo, el secretario Castro.


seguir leyendo
home economia FEBRERO CALIENTE

Lo más visto