En vivo
Anuncios del BCRA

Economistas creen que el fin de la emisión cero empeorará la inflación

Consultados por PERFIL, los especialistas analizan el impacto de la expansión en la base monetaria y los cambios en la tasa de interés. La expectativa por el desembolso del FMI. 19 de septiembre, 2019

El Banco Central de la República Argentina (BCRA) anunció el miércoles 18 de septiembre una flexibilización en la tasa monetaria a un 2,5% en septiembre y octubre. La entidad que preside Guido Sandleris abandona así la meta de emisión cero y aumentará del 58% a 78% durante septiembre el límite inferior para la tasa de interés de las Letras de Liquidez (Leliq) y en 68% en octubre, en busca de “defender la estabilidad monetaria y financiera”.

Termina así la política de “crecimiento de base monetaria cero”, instalada hace casi un año en el comienzo de la gestión Sandleris para intentar controlar la tasa de inflación mediante la restricción de liquidez. El objetivo no se cumplió: el aumento de precios interanual fue de 54,5% según la última medición. Se trata de la última concesión económica del Gobierno de Mauricio Macri, que tras la derrota en las PASO relajó la meta de déficit fiscal, intentó congelar tarifas, otorgó bonos salariales y de planes sociales y redujo el IVA de los alimentos básicos.

Los economistas consultados por PERFIL coinciden en que la decisión sobre la base monetaria “seguramente” acelerará la inflación para lo que resta de 2019, por lo que hará falta un “plan integral” para controlar la problemática. Hay dudas sobre el efecto en las tasas de interés, pero consideran que “se podrán ir reduciendo” en la medida en que se logre controlar el dólar. La medida, sin embargo, no complicará el acuerdo con el Fondo Monetario Internacional, que “ya está caído”, opinan. El organismo espera a negociar con el próximo Gobierno, que —según las encuestas— será presidido por Alberto Fernández.

El BCRA anunció que va a emitir y el FMI respondió que sigue apoyando al país

Inflación

Christian Buteler, analista financiero, estima que la medida “seguramente” sumará en la inflación, que algunas consultoras ya ubican cerca de 60% a fin de año. “La inflación ya venía sufriendo un impacto con el salto del dólar de más de $10 pesos después de las PASO, y ahora se le suma el tema del aumento de combustibles, lo que va a tener un arrastre importante para septiembre”. La mayor emisión, sostiene, convalidará las subas de precios, y “le va a sumar seguramente algunas décimas más” al próximo índice de precios.

Buteler considera que, para calmar la inflación, se necesita “un plan integral” que aporte credibilidad ante los actores económicos, algo que será uno de los desafíos del próximo gobierno. Uno de los requisitos para eso, afirma, será el equilibrio fiscal: “En un país como el nuestro, que tiene este nivel de deuda, no puede darse el lujo de gastar más de lo que ingresa, por lo que habría que confirmar el déficit cero”, opina.

Guillermo Jerónimo Güerci, especialista en Finanzas Corporativas y socio de Roue Consultores, cree que quedó en evidencia “que el valor del dólar resultó mucho más relevante que el factor monetario en la agenda inflacionaria”, aunque aclara que “la emisión también tiene su rol en la batalla”. No obstante, estima que por las restricciones a la compra de dólares y el objetivo piso de tasa de interés que aumentará en septiembre, “no se vislumbran consecuencias graves en contagio a precios”.

Juan Ignacio Paolicchi, economista y analista de estudio Eco Go, coincidió en que una mayor emisión monetaria “puede presionar el dólar y generar un aumento de precios mayor que si se siguiera restringiendo esa liquidez”. Como medidas centrales, considera que será necesaria “la consistencia monetaria, fiscal y externa”. “Sostener un un tipo de cambio real estable y que sea previsible en el mediano plazo, que se mantenga constante. Para lograr eso, hay que bajar la inflación, para lo que se necesita es seguir con un programa monetario estricto y rígido”, considera. 

Mauro Mazza, responsable de Research y Estrategia de Bull Market Brokers, opina que “los precios van a subir independiente de la contracciòn que se haga en este momento porque tienen un efecto rezago con el dólar”. El analista considera además que asegurar una tasa real “permite no tirarle mas nafta al sistema”. “La estrategia del BCRA hoy es evitar que los pesos fluyan masivamente al dólar, y este es el corazón del esquema actual, domar el cambio de preferencia de los inversores”, dice.

Frente a las medidas que podrían traer alivio para quien asuma un próximo mandato, el economista advierte que aún hay inflación contenida, y no descarta que la dolarización sea una opción para evitar una espiral recesiva e inflacionaria. “En este momento hay 10% de inflación rezagada del último shock de cambio y 20% potencial en la brecha. Salir de esto con más controles sólo elevará el costo. No sirve ninguna política monetaria a esta altura, para evitar que escale a algo mucho peor en el verano, la salida es tomando medidas drásticas, y creo como muchos hoy que argentina debería analizar seriamente una dolarización de la economía”, plantea.

Los analistas estiman que el Fondo no pondrá especial atención al seguimiento del programa monetario acordado hasta diciembre. 

¿Baja la tasa?

Buteler estima que la medida por sí sola no contribuirá a bajar las tasas, a menos que esté encuadrada dentro de un plan mayor orientado en ese sentido. “El problema de las tasas no es solo la tasa, sino todo el contorno que envuelve a la economía argentina”, explica.

Amilcar Collante, economista del Centro de Estudios Económicos del Sur, opinó que el Banco Central “está blanqueando que no podía llegar a cumplir metas tan rigurosas”. “El problema es lo que se terminó acumulando en el stock de Leliq y los intereses que está pagando. Si la base crece a 0% y el stock de Leliqs a más de 120% por tasas de 70/80% que capitalizan cada siete días. ese stock sin un shock de confianza o aumento fuerte de demanda de dinero, es emisión futura e inflación futura”, explica.

Entre las dudas plantea la incertidumbre de por qué el BCRA “mantiene tan alta la tasa de interés si ya impuso un cepo”. “Es decir, no todos los pesos pueden correr al dólar. Hay una demanda artificial de pesos porque tenes ese "dique" de contención”. Collante estima que esta medida podría bajar las tasas, “pero una vez que aumenten las restricciones cambiarias”.

En tanto, Güerci advierte bajar las tasas de manera repentina “puede ser peligroso en la medida en que no esté decididamente por encima de inflación”. “Es importante lograr de manera estable y continuada que conservar pesos no implique perder contra la inflación. A medida que el dólar esté más controlado y disminuya la presión inflacionaria, se podrá ir reduciendo la tasa de interés al mismo ritmo”, prevé.

¿Qué pasa con el acuerdo con el Fondo Monetario Internacional?

En términos de la negociación con el Fondo Monetario Internacional, los analistas estiman que el organismo no pondrá especial atención al seguimiento del programa acordado hasta diciembre. “Lo acordado con el FMI se modificó tanto que tiene poca credibilidad”, dice Amilcar Collante. Para Buteler, el FMI “sabe que la negociación es con el próximo gobierno”. “Este es un gobierno de salida, que está administrando la transición. El acuerdo en sí ya está caído”, opina.

“Lo importante es que argentina no rompió las reglas de juego, lo que hizo fue ponerle algunas enmiendas”, agrega Mauro Mazza, quien dice que en última instancia estos cambios en las medidas “lo que hacen es sumar puntos para que el desembolso (o gran parte del monto) se haga con otro gobierno”.

Por su parte, Juan Ignacio Paolicci estima que el Fondo “ya dejó de lado” el monitoreo del programa monetario actual: “Va a esperar que se definan los resultados de las elecciones, y ver cuáles van a ser las intenciones de Alberto Fernández”, concluye.

A.G./F.F./MC


seguir leyendo
home economia Anuncios del BCRA

Lo más visto

Noticias Recomendadas