En vivo
fantasmas

Un cacho de cultura

Me escribe P.H., psicoanalista, para preguntarme por escritores que podrían participar en una mesa redonda. 8 de marzo, 2019

Me escribe P.H., psicoanalista, para preguntarme por escritores que podrían participar en una mesa redonda. De paso, me transcribe una cita de Hegel: “La primera forma principal de la locura es la distracción, que consiste en la ignorancia del presente inmediato. Esta especie de ignorancia es con frecuencia el principio de la locura. Pero hay también una distracción sublime que está muy lejos de la locura. Esta distracción puede producirse cuando el espíritu sumergido en una meditación profunda cesa de notar y comparar los objetos insignificantes. Por eso Arquímedes se dejó absorber de tal manera por un problema geométrico, que durante muchos días pareció haber olvidado todas las demás cosas, y solo por medio de la fuerza se lo hacía salir de la concentración de su espíritu en un solo objeto”.

Luego, P.H. me comenta que Freud leyó en esa distracción un texto que revela al sujeto habitando una ficción. A esa ficción, dice, Lacan la llamó “fantasma”.

Le contesto que la teoría de la “meditación profunda” es generosa con el escritor, al menos en mi caso. Nunca medito profundamente sobre nada y cuando no escribo padezco la retroalimentación angustiosa por la falta del escribir (ninguna profundidad ahí). Escribir, en cambio, me sustrae de ese estado. Agrego que sin conocer la “concentración del espíritu en un solo objeto” veo posible escribir una ficción sobre un sujeto así concentrado. No sé bien qué será el fantasma –le digo– pero sé que para un escritor la ficción es el único ámbito verdaderamente habitable.


seguir leyendo
Temas de esta noticia

Lo más visto

Noticias Recomendadas