En vivo
LOS MEDIOS Y LA DEMOCRACIA

Qué indican Brasil y EE.UU. que está pasando en el mundo (I)

. 5 de enero, 2019

Primero hay que diferenciar medios de periodismo. El Columbia Journalism Review, probablemente la publicación especializada en periodismo más prestigiosa, escribió: “El problema no estará en que los medios puedan continuar haciendo comunicación, el desafío estará en que puedan continuar haciendo periodismo”. Clarín puede transformarse en la mayor empresa de telefonía de Argentina; La Nación, en el mayor productor de espectáculos con público y estadio propio; en Estados Unidos, la editorial Time crear HBO y olvidarse de sus revistas, o Disney, al comprar la división audiovisual de News Corporation de Murdoch, quedarse con Fox Sports pero descartar Fox News. La discusión acerca del futuro del periodismo y su relación con la democracia no está en el futuro de los medios y sus empresas: siempre las más hábiles podrán encontrar diferentes formas de reinventarse en áreas afines y a veces hasta no tanto. El problema es el futuro del periodismo y su esencial relación con la democracia, como lo demuestra el conflicto que en la Argentina se produjo entre el kirchnerismo y medios que publican diarios, o en Estados Unidos entre Trump y los diarios The New York Times y The Washington Post, más la CNN, y recientemente en Brasil entre Bolsonaro y el diario Folha de São Paulo y el área de noticias de Globo (sus noticieros, el canal de noticias y el diario).

Es el periodismo, y especialmente el de política y economía dentro de los medios, lo que genera fricción con la política, tensión que es la clave de la democracia para que exista un balance de poder entre mayorías y minorías. Son los periodistas de política y economía quienes molestan a los gobernantes, disputan la interpretación de qué es lo que pasa y construyen la cultura que se refleja en lo que las personas consideran lo “políticamente correcto”.

Y fue en contra de lo “políticamente correcto” que Jair Bolsonaro expresó y textualmente prometió caracterizar su presidencia en su mensaje inaugural y contra los medios dominantes, que desde la perspectiva de sus mentores no solo la reflejan sino que la fabrican. Sus dos principales ministros “metafísicos” –el de Relaciones Exteriores, Ernesto Araújo, y el de Educación, Ricardo Vélez– reconocen como maestro al filósofo inspirador de la nueva derecha, Olavo de Carvalho, quien explica todos los males por la deformación de la realidad que realizan los medios de comunicación y las universidades, cooptados por el pensamiento de izquierda: en Estados Unidos el Partido Demócrata y en Brasil el PSDB (la socialdemocracia de Fernando Henrique Cardoso) y el Partido de los Trabajadores (de Lula).

Es esencial ver el video donde Olavo de Carvalho explica con lujo de detalles por un lado el problema de los medios y la academia, ambos influidos por el pensamiento de Antonio Gramsci y, por otro, cómo funciona el mundo de verdad.

Olavo de Carvalho es despreciado por las facultades de Filosofía de Brasil con tanta determinación como es venerado como una mente brillante que se rebeló en contra del monopolio del pensamiento de izquierda que domina la mayoría de los medios y las facultades de Brasil.

Experto en el uso de redes sociales, Olavo de Carvalho tiene más de medio millón de seguidores en Facebook.

Tomando a Gramsci, creen que la izquierda cooptó los medios y las universidades para hacer la revolución sin armas.

En sus videos y cursos de filosofía por internet, sostiene que “gradualmente los ‘comunistas’ fueron ocupando todos los espacios, para hacerse una idea de cómo lo lograron es que no quedó un solo diario donde su director de redacción no fuera (culturalmente) comunista”.

Para él, Lula es el "líder supremo do comunismo latino-americano" y “la ideología de género, el abortismo y el gayzismo” son expresiones de la revolución cultural liderada por la izquierda. Olavo de Carvalho calificó a Obama de ser “apoyado por Al Qaeda, Hamas, la Organización de Liberación Palestina, el presidente iraniano (de entonces) Ahmadinejad, Khadafi, Fidel Castro, Hugo Chávez y todas las fuerzas anti-norteamericanas, pro comunistas y pro terroristas de todo el mundo sin ninguna excepción posible”, y al candidato del Partido de los Trabajadores, Fernando Haddad, de ser un apologista del incesto.

Su ideología, outsider en la Latinoamérica de las décadas anteriores y muy popular en el conservadurismo de Estados Unidos, es la misma con la que Daniel Hadad caracterizó la línea editorial de Radio 10 y sus medios al comenzarlos, que continúa hoy en periodistas como Eduardo Feinmann y que fue la primigenia del PRO con López Murphy, antes de Marcos Peña y Jaime Duran Barba.

El propio Olavo de Carvalho cuenta en el video citado que en Estados Unidos se oponen a la línea izquierdista de los diarios los editorialistas de radio del Partido Republicano que tienen mucha audiencia, mayor que la de la palabra escrita.

El combate de Trump y Bolsonaro contra los medios es el del populismo de derecha contra el liberalismo de izquierda de los medios de comunicación dominantes. Al revés, en Argentina la pelea del kirchnerismo contra los medios es la del populismo de izquierda contra la derecha de los medios concentrados que defienden los intereses del estabishment. Para unos, la izquierda cooptó los medios para hacer la revolución sin armas; para otros, la derecha cooptó los medios para hacer los golpes de Estado sin armas.

Lo interesante de la comparación entre la relación de Bolsonaro y de Trump con los medios, y la del kirchnerismo en Argentina, es que permite observar cómo lo que se denomina populismo de derecha y de izquierda se
comporta de la misma manera contra los medios, sean estos considerados por sus críticos tanto de izquierda como de derecha, reflejando lo profundo: una lucha de poder por la construcción de la narrativa que explica qué significa lo que pasa.

En Estados Unidos en lugar de decir "Happy New Year" dicen que correspondería decir "Happy New Era"

Desde que ganó las elecciones, Bolsonaro dedicó más de la mitad de sus 340 tuits a atacar a los medios y la izquierda que ellos “representan”.

Al mismo tiempo, Gary Abernathy, columnista de Fox News, el canal de derecha de Murdoch, escribió para el progresista The Washington Post que los medios tradicionales siguen sin entender el fenómeno de Trump, quien tiene más posibilidades de ser reelecto que de lo contrario y que hizo una mejor elección de medio término que todos sus predecesores que fueron reelectos (http://bit.ly/wapost-media-trump).

 

Continúa con: “Las ideas y la democracia. Qué indican Brasil y EE.UU. que está pasando en el mundo (II)


seguir leyendo
home columnistas LOS MEDIOS Y LA DEMOCRACIA

Lo más visto

Noticias Recomendadas