Defensor de los Lectores

La duda como arma contra las armas

El 11 de septiembre de 2016, este ombudsman quiso puntualizar en su columna que los periodistas no debemos aceptar como válida toda declaración de quienes tienen responsabilidades en áreas de gobierno sensibles para la sociedad. 14|04|18

El 11 de septiembre de 2016, este ombudsman quiso puntualizar en su columna (http://www.perfil.com/noticias/columnistas/la-verborragia-politica-no-es-buena.phtml) que los periodistas no debemos aceptar como válida toda declaración de quienes tienen responsabilidades en áreas de gobierno sensibles para la sociedad. Venía a cuento por algunas afirmaciones de la ministra de Seguridad, Patricia Bullrich, y la reproducción de ellas de manera textual y acrítica en buena parte de los medios argentinos.

En aquella publicación, recordaba lo sucedido años antes, cuando la periodista Judith Miller publicó en el diario The New York Times una serie de notas –aparentemente bien fundamentadas– sobre la supuesta existencia de armas de destrucción masiva en Irak. Escribía este defensor de los lectores: “Tras 28 años de exitosa carrera en The New York Times, la periodista estadounidense Judith Miller debió renunciar por su escandalosa y parcial participación en la campaña que llevó a la administración norteamericana (N de R: presidida por George Walker Bush) a invadir Irak, ante la presunción (desmentida por investigaciones posteriores) de la existencia en ese país de armas de destrucción masiva. Es decir: sus datos informativos, desarrollados con quirúrgica precisión, no eran ciertos y el diario debió salir a pedir disculpas por haber confiado ciegamente en las fuentes de Miller, quien se negó sistemáticamente a revelar sus identidades. Miller, en verdad, se había apoyado en voceros del Pentágono”.

El periodista Luciano Alvarez publicó en El País de Madrid (enero de 2014) una interesante columna titulada “Las fuentes de Judith Miller”. Impecable desde el primer párrafo, decía: “En marzo de 2003, Estados Unidos inició la invasión a Irak. En abril comenzaron sus actividades los cuatro equipos MET Alpha, dependientes del Pentágono, con la misión de buscar en 578 ‘sitios sospechosos’ de almacenar componentes químicos, biológicos y nucleares, argumento principal para iniciar la guerra. Con ellos va Judith Miller, única periodista autorizada a acompañar la operación. Era lógico. A través de sus artículos en el New York Times, había sentado las bases para la convicción sobre el poderío nuclear y químico del régimen de Hussein”.

Visto lo que está sucediendo en Siria tras los primeros bombardeos de la coalición Estados Unidos-Gran Bretaña-Francia, fundados en el no comprobado (aún, al menos) empleo de armas químicas contra los rebeldes anti Al-Assad, el antecedente de Irak permite desconfiar –al menos– de la veracidad de tal justificativo. Para los lectores de PERFIL, la recomendación de este ombudsman es mantener bien alta la bandera de la duda.

Queja sin sustento. Tras la publicación, el sábado 7, de una nota firmada por Aurelio Tomás en la página 14 de este diario (“Demora la elección en la CGT en busca de jefes sin antecedentes”), el secretario general del gremio de la alimentación, Héctor Daer, envió al autor un mensaje que Tomás reprodujo textualmente para este ombudsman: “Sin ánimo de que alguien lo tome a mal –expresó el dirigente–, tengo que manifestarte que me pareció muy desafortunado, incorrecto, improcedente e injusto el título de la nota del diario, y si alguien hizo esa manifestación tendrían que haber puesto el nombre, mi honorabilidad no puede ser tratada así”. El redactor agregó en su envío: “Aclaro que mi intención fue contar que faltaba acuerdo en torno a los tiempos de la elección y el mejor candidato, pero que todos los principales jefes de la central acuerdan en que el futuro dirigente no debe tener antecedentes penales ni ser pasible de ‘carpetazos’. También señalo otras informaciones sobre el tema, como el acuerdo general que existe en defensa de la figura de Lula,  y que la candidatura de Héctor Daer cuenta con el mayor número de apoyos. En ningún momento quise sugerir que él tuviera problemas de antecedentes penales o fuera un candidato inconveniente a partir del criterio antes mencionado”. De la lectura del título, sus complementos y el texto completo, debo decir que no encontré ningún elemento que justificara la molestia del señor Daer, por lo que su queja carece de sustento.

Epígrafe engañoso. En la portada de la edición de ayer, el pie de la foto de Carolina Ardohain no se corresponde con lo que la modelo y nueva conductora en Telefe expresó en el reportaje que reproduce la sección Espectáculos en sus páginas 6 y 7. El epígrafe de tapa dice que Pampita “se declara fiel a Dios y a favor del aborto”. En la entrevista confirma que sigue los preceptos del catolicismo, analiza críticamente la decisión de abortar (“si yo tuviera que tomar la decisión de abortar, no la tomaría”) y se inclina, sí, por su legalización.


seguir leyendo
home columnistas Defensor de los Lectores
Temas de esta noticia

Lo más visto