MARCHA CAMIONERA

Juego a dos puntas

Moyano busca apoyo en Cristina, pero quiere tender puentes con el Gobierno. Postales de un país que resulta inviable. 10|02|18

Hombre de doble mensaje. Hugo Moyano, amplio y desmemoriado, se hace invitar un café con su odiosa Cristina para que la viuda de Kirchner no lo abandone en la movilización del próximo 21 en la avenida 9 de Julio. Ya tiene media palabra del entorno femenino para ese acto.

Y, al mismo tiempo, le pide a Macri que lo convoque a la Casa Rosada para tomar té con masitas y , de paso, suspender esa marcha amenazante. Diplomacia peronista –poner el guiño a la izquierda y girar a la derecha, o viceversa–, un Talleyrand del sindicalismo. Sin prejuicios, atrevido, Moyano se considera un par de Cristina y Macri, les habla mencionándolos con nombre y apellido, al revés del resto de los humanos, cuya identificación suele olvidar. Categoría de peso pesado: no tiene en cuenta moscas o  pesos medios. Además, se ajustó a una dieta estricta y eficaz, soportó algún retoque estético (cuando usó la barba como simulación) y añadió funciones en otro rubro, el fútbol, para demostrar vigencia masiva y que, si no puede ser Lula, hay que tomarlo en cuenta para las grandes maniobras. Se apoya también en el patrimonio de su gremio (algunos lo imaginan en unos mil millones de dólares), que no es propio pero lo administra como si lo fuera. Ahora va a una aventura de sindicato menor, la movilización, olvida que una multinacional obrera no puede arriesgar tanto, tampoco él, ya que la bala de la concentración puede ser su última bala. Pero las veleidades del ego son imposibles de ocultar.

‏La ex presidenta no respondió al convite todavía, aunque avala el acto y les ruega  a los suyos, pocos o muchos, que se sumen a la protesta del jefe camionero. Quizás, cuando Moyano abra el monedero y le garantice un volumen de 500 mil personas en la manifestación –cifra que él mismo ha dejado trascender–, lo cite en su departamento de Recoleta a quien maldijo mil veces después de la muerte de su marido Néstor. Del Presidente nada se sabe, no habla ni contesta sobre el gremialista (error que supo corregir), decidió ignorar su nombre y apellido, aunque cierta bruma preocupante le genera la anunciada marcha contra su gobierno. Hay gruesas disputas económicas que no se publicitan (Moyano reclamando el control flotante de más de 20 mil millones de pesos de las obras sociales y Macri exigiendo un nuevo plan de encuadramiento para disminuir costos de transporte y logística), otros participantes espontáneos en la pugna (el Papa y las escuadrillas sociales de Grabois), pero no es lo único: al conflicto se le agregan decepciones personales, fantasías incumplidas, de ahí que la batalla venidera asoma como una guerra. Como si en el país faltaran entretenimientos.

Curiosamente, Macri y Moyano exponen las mismas razones de la discordia actual. “Cruzó una línea, cruzó la raya”, confesó airado el mandatario, celoso de su investidura agraviada. Gélido, sostuvo: “No lo puedo permitir”. Se molestó por los ataques a su padre y a él mismo, a quien en la última semana el sindicalista puso su mejor rostro de “yo no fui” para imputarle un recuerdo de contrabandista por un episodio de los 90 –entre otras lindezas, como el Correo o los documentos– y otro más cercano por lavador en los Panamá Papers (a los que aludió, casi inocentemente, sin pronunciar la fonética inglesa). Se prometen más detalles de estos novelones. A su vez, el sindicalista tambien se siente ofendido, no tanto por lo que se predica de su vida, sino porque “se metieron con mi familia”, en particular con su esposa, lo que entiende como un acoso de género a las imputaciones que la Justicia le trasladó a la dama por su rol discrecional en la obra social de camioneros. “No lo puedo permitir”, afirmó, copiando a Macri, adosando el caso al juicio que lo merodea en el club Independiente al torpe enjuague entre OCA y Camioneros, y otras complicaciones en tribunales.

Campaña. Para él, las instrucciones en su contra de fiscales y jueces provienen de la Casa Rosada, como si todos los magistrados fueran corderitos; mientras, el mandatario se excluye de cualquier sospecha en ese sentido: “No intervengo, no soy Cristina”, arguye. A su lado, sin embargo, sonríe el influyente Angelici, con quien suele entrevistarse, seguramente como colega de club. Es lo que se supone.  

Secuencias múltiples, entonces, de una escalada común que, si no ocurren hechos nuevos, culminará el 21 en esa metáfora del choque de dos puños enfrentados como se anticipaba en Alejandro Nevsky, uno de los mitológicos films de Eisenstein. Indeseada colisión, por otra parte, ya que ambos propiciaron inicialmente un diálogo cordial: Macri habilitando canales externos y Moyano con la lapicera en la mano dispuesto a firmar algún retroceso. Si cuando anunció una marcha y no un paro lo hizo con tanta anticipación que ni él creía en esa posibilidad.

Hasta se convence de que nunca quiso distanciarse de aquel jefe de Gobierno con el que compartió reuniones, operaciones, cuentas, el que todos los viernes le derivaba el mismo ministro para conservar negocios y relación. Lo dijo esta semana, no dio nombres, aludía quizás a Santilli, también emisario de Nicky Caputo, el hermano del alma del Presidente.

Moyano admira a Jimmy Hoffa, aquel sindicalista camionero que terminó emparedado en cemento, luego de confrontar con el presidente Kennedy. En el Gobierno se reservan, en cambio, otro ejemplo: el nombre de La Quina, aquel gremialista poderoso del petróleo que en México acabó encarcelado luego de pelearse con el presidente Salinas de Gortari porque este le rebanó una tajada de las comisiones que cobraban por cada contrato de la empresa estatal.  

Para otros, Moyano replica a Ubaldini, quien, a cargo de un sindicato minúsculo como Cerveceros, le hizo más de una docena de paros a Raúl Alfonsín, y este le endilgó la culpa de no dejarlo gobernar. La convocatoria del 21 a la avenida 9 de Julio evoca a estos personajes y situaciones. No son casuales las comparaciones, están atadas al atraso de un país en el que cuesta el doble que en México instalar una planta de laminado o cuyos trabajadores del acero, por ejemplo, cobran la hora  US$ 18,50 mientras en Brasil se paga a 14,50 y en Colombia a 4,23. Imposible competir. Menos en el rubro del transporte, en el que las diferencias son más abismales. Responsabilidad: Moyano.

Pero, como este argumenta, también hay que ver el daño que en ese aspecto producen los impuestos del Gobierno, los más altos de la región. Responsabilidad: Macri.

No solo el 21, entonces, se verá la imagen de un país inviable.


seguir leyendo
home columnistas MARCHA CAMIONERA

Lo más visto