opinion

‘Endorsement’: por qué promuevo la tercera vía

. 6|04|19

Antes de cada elección, los principales diarios de Estados Unidos comunican qué partido o candidato presidencial creen que es el mejor para ese momento del país. Esa acción se denomina con la palabra inglesa endorsement, que se utiliza también para endosar un cheque pero su sentido es respaldar, avalar, refrendar, apoyar, aprobar, patrocinar o adherir.

Hace seis meses, el título del editorial de uno de ellos fue: “The New York Times Endorses Andrew Cuomo for Governor in Thursday’s Primary”. Pocas semanas antes, The New York Times también hizo su endorsement para la elección del fiscal general, que en Estados Unidos es electo, y lo mismo vino haciendo para la elección presidencial cada cuatro años desde 1860 hasta la última, en 2016.

El 30% de pobres se corresponde con el 30% de voto a Cristina. Falta una mejor representación de los que menos tienen.

También hace seis meses, por última vez lo hizo el diario The Washington Post para cada uno de los candidatos de la capital de ese país y los dos estados que la rodean (ver: https://wapo.st/2OSKmW4).

En la Argentina polarizada de hoy, deseo compartir con el lector las causas que me llevan a considerar útil para el país el desarrollo de una tercera vía. A diferencia de Jaime Duran Barba (es el entrevistado en el reportaje largo que publicamos mañana), pienso que no se puede gobernar sin ciertos acuerdos con la oposición y que parte del problema económico de nuestro país es resultado de haber elegido, o por lo menos no desechado, la polarización como estrategia electoral. Si se atribuye a todo el peronismo ser responsable del fracaso argentino de los últimos 70 años cuando más de la mitad de esos años no gobernó (20 años hubo dictaduras, 16 años gobernó el radicalismo, y más de 3 el PRO) y se trata a los peronistas como un colectivo uniforme de ladrones y corruptos, difícilmente luego se puedan acordar políticas de Estado.

El peronismo ha cometido muchos errores, entre los más dañinos sus prácticas corporativistas y antirrepublicanas, que además crearon condiciones para niveles de mayor corrupción. Y por ser el partido que más años gobernó, es responsable en mayor grado del fracaso argentino. Pero no es el único. Más grave fue, por ejemplo, golpear la puerta de los cuarteles. Pero lo que hay que reclamarle al peronismo es que corrija su defectos, se actualice, se transforme en un partido moderno, como hizo su “hermano mayor”, el Partido Laborista inglés, en la década del 90 con Tony Blair y el New Labour.

El verdadero triunfo de Cambiemos no sería solo ser reelecto sino que algunas de sus ideas convenzan a una parte de la oposición, la que oportunamente lo alterne en el poder. Y si Macri tuviera la suerte de ser reelecto, pudiera además contar con diputados y legisladores de la oposición que compartan ciertos criterios de análisis de la realidad en base a evidencias y no a creencias o mitos.

Argentina precisa (también Cambiemos) un peronismo que comience a superar el frenesí exacerbado del kirchnerismo y se transforme en un fuerza política lógica. Hay decenas de dirigentes peronistas que rechazan la embriaguez emocional del kirchnerismo y sería útil para todos que pudieran tomar las riendas de la representación de una parte del peronismo que pueda ser creciente en el futuro. Que el 20% que obtuvo la alianza entre Sergio Massa, del Frente Renovador, y el peronismo de Córdoba, por entonces con De la Sota, en las elecciones de 2015 no se reduzca a la mitad en 2019 para quien sea el candidato que represente al peronismo no K ante la polarización Macri-Cristina.

La tercera vía puede hacerle más difícil la elección en primera vuelta a Macri pero después le sería fundamental en un ballottage y, si ganara, luego para gobernar. La tercera vía no es un nombre propio –Lavagna, Massa si no se acercara al kirchnerismo o Urtubey–, sino un espacio esencial que precisa el país para superar el kirchnerismo no solo en la figura de la ex presidenta sino como significante del populismo mágico.
Otro papel que cumpliría la tercera vía es reducir los votos del kirchnerismo en las PASO si es que Cristina Kirchner decide finalmente en junio ser candidata, para que todos los enojados con Macri tengan otra opción para expresar su rechazo al Gobierno sin que signifique la tácita aprobación del gobierno anterior.

Imaginemos un escenario donde Cristina Kirchner oficializa su candidatura, la economía no muestra ninguna mejora y a fines de junio las encuestas reflejan que Cristina Kirchner supera por 10 puntos a Macri. Es obvio lo que pasaría con el dólar y el efecto de espiral que tendría con la inflación, creando un círculo vicioso donde, si todos los argentinos que tienen sus pesos en plazo fijo, asustados, se pasaran al dólar, este podría pasar los cien pesos, creando otra crisis medio año antes del fin del mandato de Macri y haciendo caer en la pobreza a otros dos millones de argentinos.

Una tercera vía competitiva no precisa ganar para ya cumplir el papel de ser útil al país. Y si luego perdiera en la primera vuelta de octubre, como es allí donde se eligen diputados y senadores y no en el ballottage, sería útil aportando legisladores que no siguieran alimentando la grieta sino a su opuesto: el consenso.

Un peronismo social, demócrata, republicano y moderno dejaría de cavar la grieta que usa electoralmente el PRO

Ni Lavagna ni Massa comparten la idea de ser útiles aun perdiendo porque ambos ven la posibilidad de ganar, quizás Urtubey tenga como norte 2023, pero la tercera vía tiene una misión superior a la de un gobierno, sea quien fuere, que es la de sembrar las condiciones para que el 10 de diciembre el presidente que surja pueda acordar una mayoría con una oposición responsable.

Mi deseo por contribuir a la modernización del peronismo desde el periodismo me llevó a entrevistar a Tony Blair en Londres hace algunos meses, haciéndolo hablar específicamente sobre el peronismo y qué enseñanza podía tomar del laborismo e insistirles a todos los líderes que entrevisto con la necesidad de que se institucionalicen e incorporen prácticas republicanas. Vengo de una familia no peronista, nunca voté un candidato peronista. Desde Alfonsín hasta Margarita Stolbizer, pasando por Binner, Carrió, De la Rúa y Angeloz, siempre voté candidatos panradicales o socialistas, pero respeto a un partido que representa a tantos argentinos y el bien para tantos no puede no ser el bien para Argentina.

 

 


seguir leyendo

Lo más visto