En vivo
OPINION

El tema no es Alberto o Cristina, sino la economía

1 de diciembre, 2019

Alberto Fernández carece del poder de la lapicera porque aún no es presidente. Las elecciones ya se produjeron, y Cristina Kirchner no teme perder votos. Este es el tiempo más propicio para que ella haga su “toma de ganancias”: coloque los propios en los puestos deseados y vete a ajenos no deseados.

¿Es esta situación de fuerzas sustentable con el paso de los meses? Dependerá de Alberto Fernández. Si con ser presidente se siente sobrerrealizado, no usará la lapicera –cuando la tenga– para modificar el statu quo. Algo no imposible en quien el mismo día que Cristina Kirchner lo nominó como candidato a presidente horas antes le había transmitido a Wado de Pedro que su deseo era ser embajador en España, según contó en una entrevista en Radio con Vos el propio Alberto Fernández.

La indefinición sobre quién será el que conduzca la economía genera más temores que todo lo demás

íntomas de esa sensación de plenitud del presidente electo podría ser el haber llamado él mismo a la Radio Mega este jueves para felicitar al aire por su nuevo disco a la banda los Súper Ratones mientras los entrevistaba el periodista especializado en rock Bebe Contepomi. Otro síntoma del mismo jueves pasado fue pasarse dos horas –de 23 a 1 de la mañana– contestando mensajes por Twitter desde su cuenta @alferdez como si se tratara de un consultorio emocional de Solos en la madrugada. Fernández escribió: “Felicitaciones ... Ya sos sociólogo!! Disfrutalo. Ahora a trabajar mucho para poner de pie a nuestra amada Argentina. Fuerte abrazo!!!”. A quien aún era estudiante le escribió: “Estudiá y presentate!!! Un esfuerzo más y llegás. Nunca hay que aflojar. No lo hagas vos. Estudiá y rendí. Vas a aprobar”. A otro le recomendó: “Andá a dormir. Es tarde. Que descanses”. A quien estaba triste porque se le había roto el techo de la casa le puso: “Todo techo tiene arreglo!!! Arriba el ánimo. Vamos a estar mejor. Los abrazo”. Mandó saludos a dos colombianos que residen en Argentina y varios mensajes sobre su perro. Así como una vez Néstor Kirchner se arrojó del escenario sobre sus fans para sentirse sostenido literalmente por la masa, Alberto Fernández pudo haber necesitado sentir el calor de sus fans arrojando su cuerpo virtual en Twitter. En cualquier caso, es algo sintomático que el presidente electo, a pocos días de asumir, resigne dos horas de sueño para dedicarse a este “timbreo” de redes. 

Conjeturando. La relación de poder entre Alberto Fernández y Cristina Kirchner es el tema excluyente de toda conversación en el círculo rojo. Entre los anti K están quienes conjeturan que Alberto Fernández está esperando juntar poder para jibarizar a Cristina Kirchner, y quienes piensan que Alberto Fernández ya capituló y el poder es y será de Cristina Kirchner. Mientras que los kirchneristas piensan que Alberto Fernández y Cristina Kirchner construirán una relación estable y duradera aportando lo mejor de cada uno, y corrigiendo cada uno lo peor del otro. Posiciones guiadas por los deseos de que Alberto Fernández logre jubilar a Cristina Kirchner, en el primer caso; o que la creación de Cristina Kirchner fracase por su propia e incontenible antropofagia y finalmente ella también sea jubilada, pero por las fuerzas del mercado, en el segundo; o que reine la paz y el progreso en los kirchneristas.

Resulta interesante ver en los medios la diferente altisonancia que se les dedica a las iniciales versiones de que Zannini ocuparía la Procuración o que Alberto Fernández pide liberar a los ex funcionarios encarcelados con prisión preventiva en causas de corrupción.

“¡Será la economía, estúpido!”. Pero el mayor problema de Fernández-Fernández, los dos, es que no tuvieran un plan económico y eso los llevara inevitablemente a chocar en 2020 como pronostican los economistas del PRO. Que se contenten con que es mejor no tener un plan que tener uno malo, como el de Dujovne y el FMI. Todo comienza con un diagnóstico. Si creyeran que la inflación actual de alrededor del 55% se deberá bajar gradualmente a 40% en 2020, a 30% en 2021, y así sucesivamente, corren riesgo de fracasar. Una vez que durante décadas se instaló en la mente de las personas una inflación alta, podría no haber forma de erradicarla sin gradualismo.

Los economistas de Macri y los de Alberto Fernández coinciden en aplicar gradualismo y no se animan a un plan antiinflacionario expeditivo porque aumentaría el déficit fiscal: simplificadamente, la inflación es un impuesto. Como casi dos tercios del gasto público está indexado por ley, si la inflación del año anterior es 50% y la del año siguiente 40%, la recaudación crecería como la inflación nueva y el gasto, como la inflación pasada. En una excelente columna de la economista Melisa Sala en PERFIL del sábado, titulada “Desinflación vs. convergencia fiscal”, grafica cómo por cada 10% de inflación que se lograra bajar de un año para otro, crecería el déficit fiscal 0,5%. Simplificadamente, si se quisiera bajar la inflación actual de 55% a 5% de manera expeditiva con un plan como el Real de Brasil, el déficit fiscal crecería 2,5% sobre el producto bruto sin cambiar impuestos ni que la economía creciera.

Cristina Kirchner le dejó a Macri poca deuda y mucho déficit. Al revés, Macri le deja a Alberto Fernández mucha deuda, pero bajo déficit fiscal primario: 0,5%. Si Alberto Fernández lograra refinanciar los plazos de la deuda posponiendo también el pago de los intereses, podría aplicar un plan antiinflacionario de shock sin ajuste (que ya fue consumado por Macri) aceptando pasar a tener un déficit fiscal primario de 3% del producto bruto en 2020, inferior al que tenía Cristina Kirchner en 2015. Y si se frenase la inflación de golpe, el déficit de la deuda interna en pesos por los intereses de la Leliq también se extinguiría porque las tasas, en lugar de 60%, serían de 6% (en Brasil la tasa de interés en moneda local llegó a solo el 4% anual).

Para implementar un plan así falta mucho poder político, porque, además del gasto público, hay que desindexar precios y salarios con fuerza de ley. Pero el boom económico que se produciría si se bajara la inflación a un dígito durante 2020 generaría un impacto en la recaudación comenzando un círculo virtuoso, similar al que vivió Brasil en 1994.

El gradualismo junto a la división del Ministerio de Economía repite los errores de Macri

Querrá Cristina Kirchner que Alberto Fernández tuviera semejante éxito? ¿Tendrá Alberto Fernández la determinación de jugar su presidencia a algún  plan no gradualista de este tipo u otro? ¿Se darán cuenta los dos de que el tema es la economía y de que no es imposible de resolver si se toman las medidas adecuadas, pero se los llevará puestos a los dos juntos si no lo hacen?

Esa es la cuestión.


seguir leyendo

Lo más visto

Noticias Recomendadas