Defensor de los Lectores

Como decíamos ayer...

Ryszard Kapuscinski decía en Los cinco sentidos del periodista –un pequeño libro devenido minibiblia de este oficio– que en los tiempos actuales la censura casi no existe salvo excepciones muy contadas. 4|02|18

Ryszard Kapuscinski decía en Los cinco sentidos del periodista –un pequeño libro devenido minibiblia de este oficio– que en los tiempos actuales la censura casi no existe salvo excepciones muy contadas, pero advertía: “En su lugar se utilizan otros mecanismos –que definen qué destacar, qué omitir, qué cambiar– para manipular de manera más sutil. Eso importa a los poderosos de este mundo, siempre tan atentos a los medios, porque así dominan la imagen que dan a conocer a la sociedad y operan sobre la mentalidad y la sensibilidad de las sociedades que gobiernan”.

Cité este tramo del libro en junio de 1974, un día después de la celebración del Día del Periodista, para sumar argumentos a una caracterización de estos tiempos cuando se trata de definir qué está pasando con la profesión. Escribía entonces: “Quiero en estas líneas elogiar y homenajear a los periodistas que en este diario se alejan de las sombras, intentan neutralizar la manipulación, ejercen el oficio con sus mejores armas y se corren de las guerras políticas y económicas que otros promueven y a pocos benefician”. Como casi cuatro años atrás, es válido lo que decía en esa columna: “Así como demasiados violentos se han transformado en marginales sin códigos, también muchos profesionales de esta actividad se han transformado –por acción u omisión– en violadores del concepto verdad y prefieren acomodar sus convicciones a las que les imponen, sugieren o venden los que mandan, los que quieren mandar o los que alguna vez mandaron y quieren volver a hacerlo sin reglas y con más ambición que virtudes”.

Debo aclararles a los lectores de PERFIL que tales advertencias no remiten a una política espuria de publicaciones en este diario, aunque sucede –de vez en cuando– que la presión del cierre, alguna distracción o errores u omisiones –conscientes o no–, llevan a cometer violaciones de principios conceptuales y éticos que nada bien les hacen a quienes leen estas páginas. Completo los conceptos de aquella columna del 74: “Es necesario, sí, rechazar el seductor atajo de la inmediatez cuando esta afecta la calidad de la información y evitar la tendencia a dar por bueno lo dudoso, por cierto lo probable, por hecho la inferencia”. Sé que la mayoría de los periodistas que integran la redacción de PERFIL no adhiere a esto último, pero no viene mal recordarlo.


Males del ayer. La edición sabatina no las tuvo todas buenas consigo, aunque el conjunto fue aceptable. Veamos lo que estuvo incorrecto:

*Una omisión por demás curiosa –y cuestionable– es la observada en la nota de la página 4, con título de tapa “Macri, entre el fútbol y el retiro espiritual”. El texto interior –a página completa– no menciona que en su visita a Jujuy, el Presidente fue abucheado e insultado en Humahuaca, como lo consignaron todos los portales de noticias (perfil.com, incluido), medios gráficos e incluso una filmación que viralizó Youtube. Para el autor de la nota, más destacable que ese acto de repudio fue que Macri jugó al fútbol contra un equipo en el que estaban, entre otros,  el ex mundialista José Valencia y el Oso Coronel, ídolos del deporte jujeño.

*En el epígrafe de la foto principal de portada, tras el título “Negocios oscuros con el blanqueo”, se dice que “incautaron bolsos por US$ 5 millones”. Este dato no está en la nota de la página 14, aunque sea correcto como lo revelaron varias fuentes. En el texto interior solo se menciona que en “uno de los operativos se halló hasta medio millón de dólares”.

*En el resumen de tapa, “Familiares oficiales” señala que tras el decreto presidencial sobre nepotismo, “hay más de veinte parientes de Cambiemos en el Gobierno”. Es engañoso: la nota de página 2 puntualiza esos casos, pero casi todos referidos a la función pública en Provincia y en el Gobierno de la Ciudad, jurisdicciones no alcanzadas por la medida presidencial.

*En la página 16, el título afirma: “Tras cerrar filas con Chocobar, el Gobierno apunta al magistrado”. El breve artículo secundario consigna la reunión que mantuvo el Presidente con el policía que ultimó a un ladrón en circunstancias aún no aclaradas, aunque hay una resolución judicial del juez Enrique Velázquez por la cual Chocobar fue embargado en 400 mil pesos. El texto no contiene dato alguno acerca de la afirmación del título, en el sentido de que el Gobierno “apunta al magistrado”.

*Finalmente, una nota de la página 18 llama a engaño. Se dice allí que “Lotería frenó un contrato de control del Bingo Avellaneda”, sin aclarar que se trata de la jurisdicción bonaerense y no de Lotería Nacional, organismo cuya existencia acaba de concluir por decreto presidencial (noticia que no fue consignada ni en esta nota ni en el resto

del diario).


seguir leyendo
home columnistas Defensor de los Lectores
Temas de esta noticia

Lo más visto