En vivo
Bloomberg
Brasil

Viejos enemigos se convierten en el mejor escudo de Jair Bolsonaro

Frente a la posibilidad de ser expuesto a un juicio político por su manejo de la crisis por la pandemia, Bolsonaro busca un acuerdo con un grupo de legisladores que, hasta hace unos meses, despreciaba. 22 de mayo, 2020

Mientras la economía más grande de América Latina se tambalea por crisis simultáneas de salud, políticas y económicas, el presidente brasileño, Jair Bolsonaro, ha estado forjando en silencio una alianza con un poderoso grupo de legisladores centristas que solía despreciar.

El acuerdo, que implica el apoyo en el Congreso a cambio de puestos en el Gobierno, por ahora puede proteger a Bolsonaro de derrotas significativas en ambas cámaras, así como de cualquier intento de juicio político contra él.

Es un cambio radical para un presidente que al ser elegido en 2018 prometió poner fin a la “vieja política” que esos partidos centristas han llegado a representar. Conocido en Brasil como “Centrao”, o gran centro, el grupo ha mantenido una relación amigable con cualquiera que haya tenido el trabajo más importante de la nación durante las últimas tres décadas.

Cuanto más se entierra Bolsonaro en un creciente agujero político —enfrentándose con antiguos aliados, perdiendo miembros del gabinete y combatiendo las acusaciones de interferir en las investigaciones que rodean a su familia— más poderoso se vuelve el grupo. A medida que la pandemia de coronavirus empuja a la economía a una recesión histórica, el Gobierno necesitará todo el apoyo que pueda obtener durante la crisis.

Vea a continuación por qué los partidos centristas serán clave para mantener a flote al Gobierno de Bolsonaro en los dos años y medio restantes de su mandato.

¿Quién es parte de Centrao?

Actualmente, Centrao cuenta con alrededor de 200 legisladores de 10 partidos de centroderecha, que representan alrededor de 40% de los votos en la cámara baja del Congreso y aproximadamente un tercio de los partidos registrados en Brasil. En su mayoría son conservadores, aunque no se adhieren fuertemente a ninguna orientación ideológica. Tradicionalmente, el grupo nunca está en la oposición: siempre negocia con quien está en el poder, intercambiando apoyo por ventajas políticas y dinero extra.

¿Cómo se creó el grupo?

Centrao surgió durante la discusión de la constitución de Brasil en 1987, después de décadas de dictadura militar. En aquel entonces, ayudó al presidente José Sarney a bloquear la aprobación de una ley más progresista y extendió el mandato presidencial a cambio de cargos gubernamentales. El grupo desempeñó papeles clave durante las administraciones de los líderes de izquierda Luiz Inácio Lula da Silva y Dilma Rousseff: apoyando al primero y ayudando a derribar a la segunda. Más tarde respaldaron a su sucesor Michel Temer, bloqueando los procedimientos de juicio político en su contra, incluso cuando su popularidad cayó a un solo dígito.

¿Por qué Bolsonaro se vuelve hacia ellos?

En un Congreso fragmentado, con alrededor de 25 partidos diferentes, Bolsonaro necesita construir una mayoría para aprobar las legislaciones y detener posibles procedimientos de juicio político. El presidente de la cámara baja, Rodrigo Maia, que ha recibido más de 30 solicitudes de expulsión de Bolsonaro, no es miembro del grupo pero tiene una fuerte relación con los partidos centristas. Es una estrategia arriesgada que puede alienar al ministro de Economía, Paulo Guedes, y sabotear su agenda fiscalmente conservadora, ya que los partidos centristas están ansiosos por ver que el Gobierno afloje los bolsillos.

Hasta ahora, sin embargo, la estrategia del Gobierno para negociar con grupos de ideas similares, incluidos los grupos de agronegocios y pro armas, ha sido impredecible: funcionó durante la aprobación de una importante reforma de las pensiones el año pasado, pero desde entonces otras reformas han tenido poco progreso en el Congreso.

¿Qué han obtenido a cambio de su apoyo?

Los líderes de estos partidos están pidiendo, y recibiendo, puestos de Gobierno, así como dinero extra para ser utilizado en sus respectivas circunscripciones. El grupo ha tomado el control de un fondo de desarrollo educativo conocido como FNDE y de un organismo gubernamental responsable de combatir las sequías en la región noreste de Brasil, cada uno de ellos con un presupuesto de miles de millones de dólares. También se están discutiendo asignaciones en un banco regional y puertos. A cambio, Bolsonaro solicitó la aprobación de una lista de alrededor de 20 proyectos, y lealtad.

¿Cuánto poder tienen realmente?

Si bien los partidos centristas por sí solos no garantizan la mayoría en el Congreso, también operan detrás de escena, construyendo puentes con otros grupos. Eso los convierte en una de las mayores fuerzas en el Congreso, especialmente cuando se trata de establecer una agenda de votación.

Bolsonaro necesitará su ayuda, por ejemplo, para ratificar los vetos para aumentar los salarios de los servidores públicos que prometió. El jueves, Bolsonaro defendió los vetos en una reunión con los gobernadores, pero el Congreso aún puede anular su decisión.

¿Pueden proporcionar la estabilidad política que necesita Bolsonaro?

Centrao puede ser una fuente de estabilidad o inestabilidad, dependiendo de si el Gobierno respeta los acuerdos realizados con ellos. Los partidos suelen exigir más cuando el presidente se debilita y pueden abandonarlo por completo si la opinión pública se vuelve contra la administración.

La alianza también puede perjudicar las posibilidades de reelección de Bolsonaro en 2022 si los votantes lo ven repitiendo las viejas prácticas políticas que desaprueban.

Simone Preissler Iglesias y Samy Adghirni

seguir leyendo

Lo más visto

Noticias Recomendadas