denuncia

Suman 40 testimonios por acoso contra un directivo de Greenpeace

Exempleadas/os de la ONG acusan a un director Ejecutivo por "abusos de poder, acoso laboral y sexual, discriminación de género, amenazas y hostigamientos contra las mujeres". Qué dicen desde la organización. 25|04|18

Mediante una carta pública, 42 exempleadas/os y voluntarios de Greenpeace de Argentina, Chile y Colombia, denunciaron al director Ejecutivo de la ONG ambientalista, Martín Prieto por cometer en forma directa o encubrir casos de abusos de poder, acoso laboral y sexual, discriminación de género, amenazas y hostigamientos contra las mujeres. Desde la organización sostienen que se investigan los hechos y que el ejecutivo se encuentra de "licencia laboral".

El escrito surge a raíz de la campaña pública a favor de la igualdad de género y los derechos de las mujeres que el pasado 8 de Marzo, Día Internacional de la Mujer, realizó Greenpeace Andino (Argentina, Chile y Colombia). Este hecho fue el disparador para que varias exempleadas de la organización empezaran a contar por redes sociales sobre los padecimientos sufridos bajo el mando de Prieto, quien hace 23 años dirige Greenpeace Argentina.

Tras las denuncias, la ONG ambientalista inició una investigación, pero "no convocó a ninguna de las personas que se manifestaron públicamente". "Por tal motivo, se decidió hacer una carta formal, que se envió a las Directoras Ejecutivas de Greenpeace Internacional, con el fin de que se enteren de que hay muchas víctimas y testigos que están dispuestos a dar testimonio", indica el texto.

Eugenia Testa, directora de Greenpeace Argentina durante una década (2004-2014), y una de las primeras personas que denunció acoso en la organización, contó a PERFIL que, después de haber sido desvinculadas de la organización, junto a otras víctimas contrataron a un abogado especialista en derecho laboral y él no cumplió en representarlas: “Los primeros pasos los cumplimos, la mediación con Greenpeace, le firmamos el poder ante el Ministerio de Trabajo, inició las demandas pero nunca las presentó y durante el tiempo que la causa pasaba nos mintió al decir que la causa estaba presentada. Nos enteramos a principios de este año que eso no fue así que las causas no fue presentada, y que las dejó prescribir”, narró. Por tal motivo “nosotros iniciamos una demanda administrativa del letrado ante el Colegio de Abogados, el tribunal de disciplina”.

La mujer relató que tras haber hecho pública su denuncia en redes sociales, comenzaron a sumarse más casos: “Aparecieron voluntarios y excompañeras, muchas que hacía mucho no veíamos. Algunas nos mandaron mails y otras se contactaron por redes sociales o por teléfono. De los 42 casos hay víctimas directas y casos que son testigos de ese hostigamiento, acoso laboral y en algunos acoso sexual y no respeto de la legislación laboral de las mujeres. Además se empezaron a contactar colegas de Chile, por eso en la carta todavía no están cerradas las firmas, vamos a ir actualizando para tratar de que se hagan públicos los casos de gente que se anima a hablar. Las 42 personas que firman la carta están todos dispuestos a hablar bajo un régimen de confidencialidad si se abre una investigación seria”.

"La carta la presentamos ante los Directores Administrativos de Greenpeace en Amsterdam y al Consejo Directivo también de Greenpeace internacional, que si bien la oficina Argentina dijo que públicamente hay una investigación abierta. Las 42 personas que firmamos la carta estamos dispuestas a contar lo que vivimos y de lo que somos testigos, pero aún no se han contactado con nosotros. Por esto vamos a esperar a ver cómo se resuelve esa investigación, si nos parece que es inadecuada y lo que se intenta es tapar la situación, recurriremos a la Justicia", completó.

Las abogadas Florencia Arietto y Alejandra Bellini, representantes legales de varias de las víctimas, manifestaron “Tomamos las causas de (Consuelo) Bilbao, (Eugenia) Testa, (Lorena) Pujó y otras, porque consideramos que existe material para probar en la justicia las denuncias que se hicieron públicas contra Martín Prieto. La organización sigue protegiendo a Prieto, las respuestas son escasas y poco claras; no realizan una investigación independiente, sino que se ocupan de desacreditar las denuncias. ¿Qué mujer se puede sentir segura en Greenpeace sí aquellas que cuestionan y denuncian son despedidas y luego difamadas?”.

Respuesta de Greenpeace. Ante la exposición del caso, desde Greenpeace emitieron un comunicado donde sostienen que se inició una etapa de investigación interna sobre los hechos, y que por ello Martín Prieto, el ejecutivo involucrado se encuentra de "licencia laboral" con el fin de "consolidar el máximo de transparencia e independencia".

“Desde hace casi dos meses, cuando surgieron estos testimonios, seguimos con preocupación esta situación y estamos asegurando los mecanismos para que se lleven adelante todas las investigaciones que sean necesarias; somos una organización transparente. Si de las investigaciones surgiera alguna necesidad de reparación, se hará”, sostuvo Natalia Machain, Directora Política de la organización, a cargo de la co-Dirección Ejecutiva temporalmente.

Luego detalla que "El 20 de marzo una ex empleada comunicó en Twitter que en 2006 había vivido situaciones incómodas y recibido referencias a su cuerpo por parte de su director de área, quien trabajó en la oficina de Greenpeace hasta el año 2008. Dado que Greenpeace no había sido informada de esta situación, al momento de leer en Twitter el relato de la ex empleada, la organización intentó contactarla en repetidas oportunidades y por diversos canales, no habiendo tenido respuesta hasta el momento". Y completa: "No hemos querido hacer públicas declaraciones respecto de estas investigaciones para respetar la privacidad de las personas involucradas, pero se están tergiversando las respuestas y creemos necesario actualizar la situación".

En diálogo con PERFIL, Machain, aclaró la situación actual de Prieto, quien está con licencia laboral: “Cuando aparece esta nueva carta con varias firmas y haciendo un racconto de hechos generales, nos pareció importante —y siendo que se va a abrir una investigación para los hechos nuevos que se refieren— para consolidar la transparencia con la que estamos trabajando,que él se aparte temporariamente mientras esta investigación se dé”.

En ese contexto completó: “Tenemos un compromiso no sólo con las cuestiones de género, sino con realizar las investigaciones en este caso que sean necesarias porque no tenemos nada que ocultar”.

Consultada sobre cómo repercute dentro de la organización ambientalista este hecho, la directiva amplió: “Seguimos adelante con el mismo compromiso con la misión que tenemos con la organización. Hoy el día la organización está trabajando en campañas relativas a la deforestación ilegal, a la protección de glaciares, a la incineración en la ciudad de Buenos Aires, a la protección de los océanos en Chile y a la prohibición del asbesto en Colombia. Estos casos deben continuar porque es la misión por la cual nuestros socios y la gente que nos apoya forma parte de la organización".



seguir leyendo
home sociedad denuncia

Lo más visto