A CUATRO AÑOS DEL INCENDIO

Iron Mountain crece, las víctimas esperan Justicia

Por primera vez hablan ejecutivos de la compañía investigada por el incendio de Barracas: elogian a Macri mientras aumenta su facturación. Los familiares apuntan a la Ciudad y a la empresa. 5|02|18

Es noviembre. Faltan aún dos meses y pico para que se cumpla el cuarto aniversario del incendio del depósito de la empresa de custodia de documentos Iron Mountain en Barracas. Entra el sol en un majestuoso salón del Hotel Four Seasons. Allí, la empresa, que está siendo investigada por estrago doloso seguido de muerte por aquél episodio que dejó diez muertos, organiza un seminario sobre “La información como ventaja competitiva”. Sus principales directivos, que jamás hablaron en público del tema que marcó la Ciudad de Buenos Aires, celebran que la compañía atraviesa un muy buen momento. La facturación creció 15% sobre la inflación en 2017 y aspira a saltar otro 8% real este año. Acaban de inaugurar una nueva planta en Ezeiza y esperan sumar otra a mediados de este año a los depósitos que ya tienen en Parque Patricios, Lugano y, fuera de todo uso, Barracas. Tienen 400 empleados y están ampliando sus negocios del archivo físico a la digitalización de procesos para terceros. 

 El chileno José Vergara, director regional a cargo de las estrategias de tecnología reconoce que el nuevo tiempo político les sienta bien: “La apertura a los mercados mundiales hace más atractivo invertir en la Argentina”. Guillermo Lockhart es el CEO local, y uno de los imputados por el siniestro junto a funcionarios de la Ciudad y empleados de firmas que prestaban servicios en el lugar. Policías, bomberos y rescatistas murieron al caerse un muro mientras intentaban controlar las llamas que quemaban papeles de otras empresas. El hecho los marcó, recuerda, y dejó la compañía asociada a una tragedia, pero no golpeó sus negocios. Iron Mountain es la mayor corporación mundial de administración de documentos y ya ha enfrentado varios incendios en algunos de los 49 países donde opera. Aunque nunca, explican, se produjeron muertos.

—¿Qué puede decir del incendio en Barracas?

—Tuvo un fuerte impacto emocional. La pérdida de diez personas nos afectó a todos. Nunca en 70 años había habido una fatalidad. Más allá de entender que la fatalidad más grande fue para los familiares…

—Pero incendios sí hubo en el mundo...

—Incendios como en toda industria. Tenemos 1.400 plantas. Es inevitable que en algún lugar, vaya a haber siniestros, cuando tenés un volumen de negocios tan grande. Pero nunca había pasado que muriese una persona. Así que fue un shock para la empresa entendiendo esta consecuencia. Desde el punto de vista de negocios seguimos manteniendo la confianza de nuestros clientes. Lo vivieron como una fatalidad. Sí, tuvimos que dar muchas explicaciones. No perdimos clientes.

Y la casa matriz no dejó de pensar que la Argentina es destino de inversiones y no ha dejado de invertir.

—Para ustedes, ¿qué pasó?

Estamos esperando a la Justicia como para hacer nosotros nuestra propia conclusión. De hecho nunca tuvimos acceso al lugar como para hacer nuestro propio análisis, dependemos de lo que nos dé la Justicia.

—Hay pericias que dicen que pudo ser intencional, hay teorías sobre los dueños de las cajas de la información que se quemó...

—Está todo abierto...

—La empresa quedó asociada a la muerte de diez personas, pero no afectó sus negocios. ¿Por qué?

—Somos un negocio business to business. Antes de esto nos conocían las empresas. Lamentablemente pasamos a trascender más públicamente de la forma menos esperable. Hemos quedado asociados a una tragedia y es inevitable y eso va a estar por mucho tiempo en el público en general. En el business to business nadie se olvida de una desgracia como ésta, pero nuestra imagen como empresa dedicada a la seguridad y compromiso con los clientes no se deterioró.

—Usted y la compañía enfrentan una demanda penal y civil por lo que ocurrió.

—Hay un riesgo penal y un riesgo civil. Hoy se investiga qué pasó y quién tiene la responsabilidad, a qué se debió, y luego están las consecuencias civiles por los daños. Es un tema complejo. Peritar un incendio en la Argentina lleva su tiempo. Cuando se incendia el edificio se derrumba todo, y ahí encontrar datos es complejo. Yo que he seguido los peritajes y demás, es complicado. Todo está semidestruido. Hay mucho de interpretación, el nivel de daño es casi total. Está todo abierto. 

La espera. Nadie en el seminario donde Iron Mountain exhibe su crecimiento lejos de las llamas sabe que vivo a una cuadra de la manzana fatal. Que ese 5 de febrero de 2014 me despertó el olor a quemado primero, la sirena de las autobombas después, el barrio en la calle. O que respiré varios días la nube de cenizas que creció más tarde. Desde mi terraza se veían llamas que podrían tapar una casa de dos pisos. Les di agua a los bomberos de distintas reparticiones que venían a descansar durante las largas semanas en que continuaron echando agua en el inmenso predio de 5 mil m2 ubicado entre Azara, Quinquela Martín y Jovellanos, al sur de la Ciudad. Menos tienen por qué saber que vi la evolución del terreno, incluida su última restauración y pintura, y que también vi crecer de a poco el santuario hoy de chapa y con alfombra verde que los familiares erigieron para los “héroes de Barracas”.

Ahí hay fotos, velas y flores. En cualquier momento del día puede haber familiares de las víctimas. En su mayoría, están convencidos de que el poder está encubriendo todo, porque se trata de una multinacional, porque guardaba documentos de grandes empresas que podían servir más destruidos que a salvo o porque entienden que tiene vínculos con Mauricio Macri, que entonces gobernaba la Ciudad y hoy es el Presidente. 

Florencia Paz era novia de José Luis Méndez, que tenía 31 años cuando murió, seis meses después de entrar a trabajar en Defensa Civil. “Van para cuatro años y no hay respuestas, pero las esperanzas no se pierden”, dice mientras espera que avance la causa judicial. Manda sus respuestas por escrito ya que todavía le cuesta hablar del tema, dice. “Hay muchos responsables, como la empresa, el Gobierno de la Ciudad y quien haya permitido que esto esté habilitado cuando no estaba en condiciones para estarlo; mataron a diez personas con una vida por delante”, agrega. “Las promesas de hace cuatro años nadie las cumplió, pero no pierdo las esperanzas”, completa.



seguir leyendo
home sociedad A CUATRO AÑOS DEL INCENDIO

Lo más visto