entrevista

Paenza pide investigar la corrupción, pero quiere a Cristina en 2019

Desde EE.UU., el periodista critica el recorte de fondos en ciencia, califica al gobierno de Macri como “una vergüenza” y asegura que votaría al kirchnerismo. 26|08|18

Adrián Paenza es doctor en Ciencias Matemáticas, periodista y divulgador científico. Desde hace varios años vive en Chicago, Estados Unidos, pero siempre está pendiente de lo que sucede en la Argentina. Como miembro del Grupo Ciencia y Técnica fue uno de los primeros en alzar la voz contra las medidas de reducción presupuestaria en ciencia y tecnología del actual gobierno. “Antes discutíamos proyectos y ahora salarios”, advierte.

Y como referente del kirchnerismo pide que se investiguen “todas las adjudicaciones, de todas las obras públicas que se hicieron en la Argentina”. En una entrevista exclusiva con PERFIL, luego de varios meses de silencio, Paenza critica duramente al actual gobierno y deja en claro su deseo de que Cristina Fernández de Kirchner sea candidata a presidente en 2019: “Ella me representa”, asegura.

Fue elegido como el mejor divulgador de matemáticas del mundo en 2014. Adrián Paenza, 69 años, logró lo que parecía imposible en la Argentina: que un libro sobre matemáticas se convierta en best-seller. La serie Matemática… ¿estás ahí? vendió millones de ejemplares y fue traducida hasta en chino. Ahora trabaja en su libro número 13, después de presentar Festival matemático y Matemática para el futuro. 

Los cientificos salieron a la calle a reclamar más presupuesto, los docentes universitarios están de paro. ¿Cuál es su opinión sobre el momento actual?

—Lo que está sucediendo era previsible con un gobierno de las características de esta banda de forajidos que se hizo cargo del país, que lo que está haciendo es destruir lo que costó tanto trabajo. Lo que hicieron con la ciencia y con la educación es una vergüenza. Todo lo que está pasando ahora es una reacción mínima en función de todos los atropellos que han llevado a cabo. Lo que han hecho con el Plan Conectar Igualdad es criminal, cortarles la posibilidad a los niños de poder acceder a una computadora, al futuro. En ciencia pasamos de discutir qué proyectos privilegiar a discutir salarios, a tratar de ver cómo los científicos no se van al exterior. Antes entraban 900 personas al Conicet y ahora 300. El 90% del presupuesto universitario, para las instituciones, se afecta a pagar sueldos, con lo cual dejamos de producir nuestra propia ciencia. Me enoja mucho, me parace de una profunda traición lo que han hecho. A este gobierno le sobra el Estado. Si pudieran transformar todo en una empresa privada, eso es lo que harían.   

—¿Qué responsabilidad le adjudica al ministro Lino Barañao?

—En principio cuando él me preguntó en un bar qué me parecería si él aceptaba seguir al frente del Ministerio, salí de ahí y dije: “Me hizo esta pregunta porque ya se lo ofrecieron”. Y de hecho, ya había aceptado. Yo le dije que aceptar me parecía una traición. Le pregunté por qué le interesaba mi opinión y él me dijo: “Porque vos sos como San Martín”. Uno comete episodios en la vida donde traiciona alguna cosa, pero eso no te convierte en un traidor. Pero después de todo lo que he visto ahora, yo ya no sé qué es lo que él traicionó. Quizás él se traicionó antes. El era esta persona de ahora y no la otra. Lo mismo que (Alejandro) Ceccatto. Supuestamente Lino se quedaba a defender a la ciencia desde adentro. Se quedó como garante de que esto no iba a pasar y pasó igual. Lo peor es que él pudo haber quedado en la historia como un ministro que realmente defendió la ciencia en la Argentina. Y ahora va a quedar solo como un paria. Porque a él se lo van a llevar puesto dentro de cinco minutos y de este lado no puede volver nunca más.

—Usted es un referente del kirchnerismo. ¿Cómo vive las causas de corrupción, con empresarios arrepentidos que aseguran que pagaron coimas durante el gobierno K?

—Yo recomendaría que escuchen lo que dijo Cristina en el Senado. Me parece que es una buena respuesta, contundente y muy interesante. No puedo opinar sobre lo que no conozco. Creo que se deben hacer las investigaciones que corresponden. Me parece que en lugar de que yo diga nada, es bueno escuchar a Cristina. Me pareció de una contundencia, de una coherencia ideológica... hagan una investigación de toda la obra pública, de cómo se fueron entregando (contratos) a lo largo de los años. Aclaro que yo no estoy a favor de ningún episodio de corrupción. Los bolsos con dinero que aparecieron... cómo se llama este señor...

—José López.

—Bueno, López. Digo López por lo que se vio. Pero lo diría de cualquier otra persona que cometa hechos de corrupción en la Argentina, empezando por Macri. ¿Usted se imagina si Cristina hubiese aparecido en los Panamá Papers? Estaría colgada en el medio de la Plaza de Mayo. Es el único presidente en funciones del mundo que apareció implicado en los Panamá Papers. Y tiene toda la protección mediática para poder hacer lo que hace. Hablo de él como podría hablar del padre, del primo, del amigo del alma y toda las personas que están alrededor de él. Son una vergüenza.

—Los casos de corrupción, ¿cambiaron su mirada sobre el kirchnerismo?, ¿se siente desilusionado?

—Me siento desilusionado con todos los episodios de corrupción, no solamente los del kirchnerismo. Pero yo no nací ayer. Tengo 69 años. He vivido todas las épocas. ¿Cómo hicieron su fortuna los Macri? Tampoco quisiera decir que no importa qué pasó con el kirchnerismo porque si estos son corruptos, los otros también lo eran.  La corrupción es inaceptable cualquiera sea el presidente. Yo no era kirchnerista. De hecho, yo no lo vote a Néstor. Se lo dije a él en la Casa Rosada. Le dije que no lo había votado porque no podía votar a una persona que llevaba a (Daniel) Scioli como candidato a vicepresidente. Y, de hecho, voté a Lilita. Hoy quisiera no acordarme de eso. Pero creo que ya no voy a vivir diez o doce años con un gobierno, como dijo Cristina en el Senado, al que sí le importa la gente. Esto no quiere decir que los esté exculpando ni a ellos ni a nadie de un episodio de corrupción. Todo parejo. Hagamos una investigación de todas las adjudicaciones, de todas las obras públicas que se hicieron en la Argentina, y después discutimos. El problema es que están cooptados los medios de comunicación, está el problema de la Justicia. Es muy difícil construir así.

—¿Piensa que Cristina debe ser candidata en 2019?, ¿la votaría?

—Sí, por supuesto. La Argentina no tiene en este momento, que yo conozca, un dirigente político visible como Cristina. Ninguna duda. Yo escucho lo que ella dice y me representa. ¿En todo? No, cómo me va a representar en todo si no me represento yo en todo, si yo no estoy de acuerdo conmigo mismo muchas veces. Porqué voy a aspirar a que otra persona me represente en todo. Pero sí en la sensibilidad social, la defensa de la universidad pública, gratuita y laica, la igualdad de oportunidades, el ser un país autónomo, el desendeudamiento... la respuesta es sí, claro que la votaría.

—¿Volvería a hacer su programa ‘Científicos Industria Argentina’?

—Tiene que venir gente joven, yo ya hice mis cosas. No es que no lo haría, tendrían que cambiar las condiciones. Yo a la TV Publica con este gobierno no volvería. En ese momento lo dije y me saltaron a la yugular. Pero no es que yo lo sabía porque era más o menos capaz, es que esta película ya la vimos. Ha sucedido históricamente en la Argentina. Lo que pasa es que antes pasaba con la dictadura y ahora no hizo falta. Esto tiene la validación de haber sido elegido por la gente. Ya que estamos aprovechemos para entender que Cambiemos fue un cambiemos para peor.

—¿Lo molestó que se lo acusara de cobrar fortunas por su programa?

—No tengo nada para contestar. Basta con mirar los números. Yo me fui de la TV Pública porque no quiero trabajar para un gobierno que lo encabeza una persona como (Mauricio) Macri que no puede hilvanar una frase con sujeto y predicado, posiblemente ni siquiera sepa qué es sujeto y predicado. Pero ésa es mi opinión personal.

“La matemática que se enseña atrasa 400 años”

Adrián Paenza continúa escribiendo y publicando libros casi sin interrupción. En mayo, en la última Feria del Libro, presentó Matemáticas para el futuro, el número 12 de su colección, y Festival matemático, el cuarto dedicado al público infantil. Siempre planteando nuevos y desafiantes problemas relacionados con las matemáticas. Y ahora está escribiendo su libro número 13 que saldrá a la venta a fin de año.

Para el divulgador científico, no es extraño las malas notas que sacan los estudiantes argentinos en las pruebas internacionales. “Estamos enseñando una matemática que atrasa 400 años”, advierte.

—¿Hay que cambiar la formación docente?

—“Claro, ése el problema. Si vienen diez chicos de Marte que nunca jugaron al fútbol y yo los llevo a una cancha y para empezar les dijo: “Pónganse acá que vamos a formar parte de una barrera. Yo voy a tirar un pelotazo y ustedes tienen que tratar de poner la cara para evitar que la pelota pase”. Bueno, un chico si es así no va a querer jugar a eso. No es que la barrera no forme parte del juego, pero uno no empezaría a enseñar cómo jugar al fútbol por ahí. Y nosotros con la matemática empezamos de un lugar equivocado”, apunta Paenza.

“La matemática en general da respuestas a preguntas que la gente no se hace”, agrega. Para el experto, la cuestión es hacer de las matemáticas algo recreativo. También la labor del profesor es clave para generar preguntas, porque “para que uno tenga ganas de pensar algo tiene que tener primero curiosidad e interés”.



seguir leyendo

Lo más visto