Cuadernos K

Norberto Oyarbide matizó los "aprietes" del kirchnerismo para cerrar causas

Después de decir que lo "agarraron del cogote", ahora aclaró que solo le pidieron "celeridad", y sostuvo que firmó los sobreseímientos "conforme" a derecho. 9|08|18

Norberto Oyarbide fue uno de los grandes protagonistas de la segunda semana de los "cuadernos de las coimas". El juez federal retirado llegó en la tarde de este jueves a la fiscalía de Carlos Stornelli para realizar una denuncia, en sintonía con los hechos de los que dio cuenta el día anterior frente al juez Claudio Bonadio.

Si bien en un principio circuló la versión de que había declarado como "arrepentido", Oyarbide no puede acogerse a esa figura por tratarse de un magistrado jubilado. En cambio, matizó su testimonio de la jornada del miércoles, cuando dijo que dos personas vinculadas al kirchnerismo lo "apretaron del cogote" para que cierre las causas sobre presunto enriquecimiento ilícito contra Néstor y Cristina Fernández de Kirchner en 2009.

Frente a Stornelli, Oyarbide apuntó contra Antonio Horacio “Jaime” Stiuso, exdirector de Operaciones de la Secretaría de Inteligencia (ex SIDE, hoy AFI). También mencionó, como ayer, al auditor Javier Fernández, sindicado como “operador judicial” del kirchnerismo en tribunales. Pero hoy solo dijo que le reclamaron “celeridad” en el tratamiento del expediente que investigaba al entonces matrimonio presidencial.

Tras la declaración, que se extendió durante varias horas, su abogado Osvaldo Cantore, aseguró que, en la época en que tramitaba la causa, Oyarbide fue llevado en auto hasta un domicilio sobre la avenida Córdoba, en el que lo esperaban Stiuso y Fernández. Allí le pidieron “celeridad” en la causa. El letrado aseguró que al margen de las presiones, el entonces juez federal decidió el sobreseimiento “conforme” a derecho.

El testimonio ahora debe ser sorteado para que se investigue como una nueva causa. El nombre de Oyarbide, quien renunció a su cargo en abril de 2016, acorralado por las denuncias en su contra, apareció mencionado en los cuadernos de Oscar Centeno, el ex chofer de Roberto Baratta, que dieron origen a la causa que investigan Stornelli y Bonadio.

En su indagatoria del miércoles, el juez retirado reconoció conocer a Baratta, exnúmero 2 del Ministerio de Planificación, y a su secretario, Nelson Lazarte, quienes están detenidos desde hace una semana en el marco de esta causa. En referencia a los cuadernos, Oyarbide dijo que las fechas están “equivocadas”, y negó conocer al ex ministro Julio De Vido.

Lo que pasó y lo que viene

Otro de los personajes que pasó por Comodoro Py 2002 en la tarde de este jueves por las supuestas coimas vinculadas a la obra pública fue Juan Manuel Abal Medina, el primer exfuncionario kirchnerista que reconoció la existencia de aportes dinero para campañas electorales.

El exjefe de Gabinete de Cristina Fernández de Kirchner declaró ante Bonadio durante más de tres horas y señaló, como hicieron los empresarios la semana pasada, que quien recolectaba ese dinero era Roberto Baratta, exsubsecretario del Ministerio de Planificación detenido en el marco de este expediente.

Baratta es también el hombre señalado por los distintos “arrepentidos” del caso: además de Centeno (su ex chofer y quien escribió los cuadernos que dieron comienzo a la causa), lo mencionaron los empresarios Armando Loson (Grupo Albanesi), Juan Carlos de Goycoechea (Isolux), Héctor Zabaleta (exdirectivo de Techint), Javier Sánchez Caballero y Ángelo Calcaterra (Iecsa).

Además de Abal Medina hoy fueron indagados Néstor Otero, de la terminal de Retiro; el ex titular de la Unión Industrial Argentina (UIA), Juan Carlos Lascurain, que protagonizó un cruce con un camarógrafo de C5N; y José María Olazagasti, ex secretario privado de De Vido.

El exjefe de Gabinete entre diciembre de 2011 y noviembre de 2013 negó las acusaciones en su contra confirmó la existencia de aportes para la campaña electoral de 2013. Sin embargo, afirmó que siempre entendió “que dichos aportes de privados eran voluntarios y de ninguna manera exigidos bajo coerción”. En ese sentido, también dijo desconocer quienes eran los aportantes y negó cualquier vínculo con ellos.

Respecto de las anotaciones de Centeno, Abal Medina sostuvo que “coinciden solamente con los tres meses que participé de la campaña electoral en 2013” y que “no hay ninguna otra referencia a mi persona fuera del espacio de tiempo de la campaña legislativa”, agregó. Por otro lado, el exfuncionario Medina desvinculó a su exsecretario privado Hugo Martín Larraburu, detenido desde el miércoles 2, de cualquier responsabilidad, ya que, según dijo, actuó de acuerdo a sus instrucciones generales y bajo sus mismos supuestos.



seguir leyendo
home politica Cuadernos K

Lo más visto