DIRECTORA REGIONAL DE AMNISTÍA INTERNACIONAL

Erika Guevara-Rosas: "El debate sobre el aborto es una larga deuda"

La abogada y activista consideró que la penalización de la interrupción voluntaria del embarazo es una forma de "violencia institucional". 15|04|18

“No caben dudas que esto es un debate en torno al derecho a la vida, a la vida de las mujeres y niñas que la pierden por recurrir a abortos clandestinos”, sostiene Erika Guevara Rosas, directora para las Américas de Amnistía Internacional, al ser confrontada con el argumento de quienes se oponen al derecho de las mujeres a decidir un aborto bajo la premisa de que están “a favor de la vida”, como el propio presidente, Mauricio Macri. En su paso por Buenos Aires, esta abogada y activista feminista que supervisa la vigencia de los derechos humanos en el continente como directora para las Américas de Amnistía Internacional habló con PERFIL.

—En febrero, Amnistía denunció que hay organismos argentinos que velan por la mujer y están faltos de recursos. ¿Es hipócrita que ese mismo gobierno hable luego de empoderar al género?

—Sí, no solo es un doble estándar, es un condicionante para que se generen graves violaciones a los derechos de las mujeres. La violencia institucional se ejerce limitando los derechos, como el del aborto, pero también a través de políticas públicas que frenan el accionar de legislaciones o instituciones que velan por ellos. Cuando uno ve el fenómeno del feminicidio en Argentina como uno de los países con el índice más alto, lo que se advierte no es la falta de instituciones, sino de voluntad política para que haya recursos financieros, humanos y técnicos para que sean efectivas.

—El Presidente los recibió el miércoles junto a parte de su gabinete, ¿qué les respondió?

—Macri nos decía una y otra vez que ellos no tenían la culpa, que el gobierno anterior dejó todo mal. La responsabilidad estatal debe ser independiente del gobierno de turno. Yo no sé de quién es la culpa, solo sé de quién es hoy la responsabilidad.

—Desde Amnistía han juzgado como “obsoleto” el enfoque del Estado argentino sobre el aborto...

—Argentina está muy detrás de los avances que se han dado a favor de los derechos de las mujeres y las niñas en otros países, incluyendo socios económicos importantísimos para este país. Por supuesto que cada persona tiene sus preceptos morales, éticos y hasta religiosos pero los Estados tienen una obligación internacional de protección y sus líderes no pueden imponer sus miradas frente a una obligación estatal.

—¿Plantear el debate sobre el aborto es un paso positivo?

—Damos la bienvenida a que se abra el debate pero no es ningún favor, es un paso en la dirección correcta para cumplir con una larga deuda del Estado argentino. El país está hoy en el foco mundial por su presidencia del G20. Debe fortalecer ese liderazgo.

—¿Qué lugar ocupa Macri como referente regional?

—No creo que tengamos hoy un referente latinoamericano. Al contrario, carecemos de un liderazgo genuino, ético, que haga llamamientos trascendentes en materia de derechos humanos. Todos los países, en diferentes contextos, se encuentran en una situación de alerta y retrocesos, y la Argentina no es la excepción.

 


Mariano Beldyk

seguir leyendo
home politica DIRECTORA REGIONAL DE AMNISTÍA INTERNACIONAL

Lo más visto