Renunció Sturzenegger

"¿Qué está haciendo Federico?", la pregunta que condenaba a Sturzenegger

Errores, marchas y contramarchas de una gestión respaldada 100% por Macri, que ahora se asoma al abismo: una designación que busca confianza pero no elimina dudas. 14|06|18

Puso metas muy agresivas de inflación. Y aplicó políticas costosas con ese objetivo que asomaba incumplible. Aceptó cambiar las metas. Subió las tasas y después bajó las tasas.

Emitió una bola de deuda, Lebacs, que se irían a absorber solas cuando la economía se acomodara.

Dejó flotar el dólar, porque dijo que intervendría en el mercado cambiario "sólo en momentos disruptivos". Pero participó también "más allá de movimientos disruptivos".

Dijo que la inflación iba a ceder porque había mucho componente de tarifas y que había que mirar "la inflación núcleo". Pero luego dijo que había un contagio de segunda ronda de los precios regulados sobre la "inflación núcleo".

Dijo que no había un importante traspaso de dólar a precios con el régimen de metas de inflación. Pero más tarde, dijo que clavaría el dólar para que no pegara en los precios.

Volvió a subir las tasas.

En abril afirmó y reafirmó que el tipo de cambio estaba destinado a no subir más en el año. El mundo y la Argentina lo contradijeron.

Entonces, empezó a desarmar las Lebacs tras el susto número uno en mayo.

Ahí puso un techo de 5000 millones de dólares en el mercado mayorista para que la cotización no pasara los 25 pesos y frenar la corrida.

Fue al Fondo Monetario Internacional y, con un acuerdo récord en monto y tiempo, aceptó sacar el techo al dólar "porque ya no hacía falta". Se comprometió a intervenir lo menos posible.

Pero ahí el dólar trepó a $26. Y a $27.

Y sólo esta semana, miren: el lunes, el Central no intervino. El martes vendió 600 millones de dólares para sostener el dólar. El miércoles vendió poco. Hoy jueves se corrió y dejó que el dólar llegara más alto y volara arriba de $28.

La pregunta que se habían hecho muchas veces los economistas y banqueros hasta esta altura, era simple y reiterada: ¿Qué está haciendo el presidente del Banco Central, Federico Sturzeneggerl? ¿Busca escarmiento? ¿Lo deja flotar? ¿Lo va dejando reptar? ¿Lo importante es que no se sepa qué puede hacer el ente monetario?

La respuesta, antes tranquilizadora, ahora se vuelve inquietante: con errores y todo, se decía, Sturzenegger es Macri. Tenía el respaldo total del presidente de la Nación.

Hasta que no lo tuvo más.

"Hay un shock de incredulidad que nos afecta las variables, que esperamos se vaya reduciendo", dijo a sus íntimos el mismísimo viernes, el propio Sturzenegger. Y explicó en su sala de reuniones: "El dólar no puede valer $25 según nuestros modelos con la tasa al 40%; el peso deberá apreciarse con los giros del Fondo, cuando los venda el Nación". Si le dijo eso mismo a la Casa Rosada, se entiende por qué lo echaron, más allá de que se hable de "renuncia".

Finalmente lo corrieron, aunque la reacción oficial pareciera dar cuenta de que creyeron lo de la "falta de confianza" de los operadores financieros. En su lugar pusieron a un hombre que es 100% uña y carne con el mundo de Wall Street, el mismo mundo que hace unas horas pedía la cabeza de Sturzenegger: el hasta ahora ministro de Finanzas, Luis Caputo.

Sin embargo, el enroque de nombres que sacude la noche en que empezó el Mundial, solo es la antesala de preguntas más profundas:

  • ¿Puede frenarse la corrida cambiaria sin un cambio de fondo de las prioridades de la política económica?
  • ¿Tiene validez lo pautado con el FMI, en una hoja que de hecho lleva la firma del propio Sturzenegger?
  • ¿Cambiará en algo el escenario cuando empiecen a llegar los dólares del Fondo? ¿Llegarán si uno de los que firmó se fue?
  • ¿Será el ministro de Hacienda, Nicolás Dujovne, que ahora absorbe Finanzas, el autor de un plan con nuevos ejes?
  • ¿Cómo será el nuevo directorio del Banco Central, si es que se van todos quienes acompañaban a Sturzenegger?
  • ¿Cuál será el impacto en la inflación de este nuevo salto del dólar? Mayoristas hoy ajustaron otro 7% y a algunos consultores junio les da 4%.
  • ¿Insistirá el Gobierno con el mismo énfasis en un ajuste fiscal como única vía al desarrollo?
  • Y la más dura: ¿Cuál es la profundidad de la recesión desatada por la devaluación de más del 50% en el año? ¿Macri está al tanto de que mucho de lo que creyó hasta ahora tal vez se resetee?


seguir leyendo
home economia Renunció Sturzenegger

Lo más visto