VUELTA AL FONDO

El traslado de servicios desde Nación a provincias, un tema de agenda que viene

El punto crítico no será gestionar más programas y obras sino que los entreguen con financiamiento. La Nación quiere ahorrar 2,2% del PIB en transferencias no automáticas. 10|06|18

El ministro de Finanzas de la provincia, Osvaldo Giordano, lo dijo en varias oportunidades. Algunas veces ante la prensa pero, fundamentalmente, lo advirtió ante el ministro de Hacienda nacional, Nicolás Dujovne: “Hay que eliminar la superposición de gastos entre Nación y provincias”. 

Según cálculos de la consultora Idesa, la Nación gasta $130.000 millones en funciones provinciales. A la hora de cerrar el stand by en Washington, este tema cobró relevancia e, incluso, algunas fuentes aseguran que se hicieron “chequeos telefónicos de última hora” al ministro provincial.

Con el correr de las horas y la publicación de las pautas de ahorro que prevé el acuerdo, se confirmó que entre los planes del Gobierno nacional figura la transferencia de servicios de la Nación a las provincias.

Según pudo conocer PERFIL Córdoba, en el listado de ítems que viene apuntando la Nación para negociar con las provincias figura desde el Fondo de Incentivo Docente, pasando por obras de pavimento urbano hasta programas específicos de los ministerios de Salud, Educación, Interior y Transporte, entre otras áreas.

El punto es que la Nación se comprometió ante el FMI a ahorrar hasta el 2020, un 74% de las  transferencias corrientes y un 81% de las transferencias de capital, que son los ingresos con los cuales se financian esos servicios y obras que, ahora, serían cedidos a las provincias. 

Desde el lado de la Nación este nivel de recorte supone, aproximadamente, $77.700 millones que se destinan a programas de diferentes áreas y $113.519 millones a infraestructura. Del total de ajuste proyectado de $191.219 millones, este año se recortarían unos $75.305 millones; $81.419 millones en 2019 y $34.495 millones en 2020.

Para la provincia de Córdoba, el impacto de lo acordado con el Fondo en estas dos materias (transferencias corrientes y de capital) implicaría tener que asumir mayor gestión de servicios y obras al tiempo que perdería ingresos por $6.769 millones hasta 2020.

La cadencia de recortes  empezaría este año con $2.666 millones, se elevaría el año próximo a $2.882 millones y bajaría a $1.221 millones en el siguiente ejercicio. Como se observa,  el mayor esfuerzo habrá que realizarlo en pleno año electoral y la gran negociación se dará a la hora de definir el Presupuesto Nacional 2019.

Por lo pronto, en este segundo semestre, el ministerio de Finanzas cordobés ya verá mermar en 30% el total de los recursos presupuestados de origen nacional por transferencias no automáticas.  

A efectos de compensar los fondos que se pierdan para obra pública (unos $2.484 millones, en el caso de Córdoba), la Nación promoverá que las provincias hagan uso de los programas de Participación Público Privada (PPP). Hay funcionarios que también se entusiasman con la posibilidad de que los bancos vuelvan a abrir el crédito al sector público, tras el importante apoyo dado por el FMI.

De todos modos, un mayor endeudamiento, en el marco de la alta volatilidad que continuará teniendo la macroeconomía, no es de lo más recomendable para provincias que ya vienen acumulando un buen stock de deuda. Más aún cuando, también, empezarían a emerger para los Tesoros provinciales otros compromisos de financiamiento que hasta ahora solventaba la Nación. ¿Por ejemplo? La cobertura de déficit previsionales de regímenes especiales, los cuales ya están bajo estudio en una Comisión Técnica Permanente, en el ámbito de la Secretaría de Seguridad Social.

AJUSTAR NO ES FEDERALIZAR
La intención del Gobierno de Mauricio Macri de transferir servicios a las provincias tiene más que ver con el objetivo de reducir el déficit del Tesoro nacional que con la intención de hacer una real federalización de las responsabilidades de gobierno.

En efecto, la Nación está diseñando una cesión de compromisos sin financiamiento, que además no se acompaña con una reducción sustancial de los gastos y la burocracia en los ministerios nacionales que dejarán de tener a su cargo esas funciones. Al menos, hasta ahora no se conoce cuál es el plan de ajuste a ese nivel.

Según Idesa, los Presupuestos 2018 de cinco ministerios nacionales (Educación, Salud, Desarrollo Social, Obra Pública y Vivienda y Medio Ambiente) muestran que en programas de acciones interprovinciales se iban gastar este año $150.000 millones y en programas con acciones superpuestas con las provincias y los municipios, $130.000 millones. “Esto significa que prácticamente la mitad de los presupuestos de estos ministerios se gastarán en funciones que no les corresponden”, advirtió la consultora. En términos comparativos, tales gastos representan el 20% del déficit fiscal nacional.

Si ahora buena parte de esas responsabilidades las asumirían las provincias generando ahorros a la Nación, ¿qué sentido tendría sostener las mega estructuras que cada una de esas carteras ha creado?


PALABRA DE GOBERNADORES
Esto dijeron algunos gobernadores en relación al acuerdo alcanzado con el FMI:

Juan Schiaretti: “No fui consultado, ojalá acierten”

Juan Manuel Urtubey: “No voy a negarme a dar las herramientas que se necesiten para que al país le vaya bien". 

Domingo Peppo: “Habrá que trabajar mucho para el Presupuesto 2019; hay un compromiso de hacerlo juntos. Mi compromiso es acompañar estas herramientas".

Gustavo Bordet: "Pido responsabilidad para dar garantías de que el Gobierno pueda cumplir”.

Sergio Uñac: "Si el Gobierno nacional estimó que era necesario el acuerdo con el FMI, hay que creer que así lo es, pero habrá que afrontarlo con mucha responsabilidad. Es importante alcanzar el equilibrio fiscal".



seguir leyendo
home Córdoba VUELTA AL FONDO
Temas de esta noticia

Lo más visto