opinion

Una multitud poco representada

. 26|05|18

No debería sorprender que una multitud se haya manifestado ayer contra el FMI y el Gobierno, en tiempos muy flacos de la imagen presidencial. Lo que sí impresiona es que semejante marea no encuentre liderazgos que logren permear en sectores sociales más amplios que los propios, todavía minoritarios.
Tácita o explícitamente, este grupo se referencia en Cristina Kirchner, la dirigente política con peor valoración del país, aún hoy. Y acaso no contribuya a torcer esa opinión el desfile en el acto del Obelisco de personajes como el hijo Máximo, Larroque, Kicillof, D’Elía, Baradel, Pablo Moyano, Samid y el inefable Alberto Fernández, feliz de pasearse por los móviles de todos los canales para (auto) elogiar los tiempos K.
Figurones con ese nivel de rechazo, según cualquier encuesta seria, imaginan el inicio de vientos reivindicadores anclados en el pasado, a partir del obligado ajuste encarado desde el Estado, con o sin el Fondo.
Sin embargo, acaso propicien lo opuesto: volver a fortalecer el mensaje de Cambiemos de que cualquier cosa es mejor que regresar al kirchnerismo, un baluarte de la acción comunicacional y política del macrismo.
Tal vez por ello, en privado, no pocos funcionarios celebraban la protesta de ayer, no por la cantidad de gente convocada, sino por lo que representan los convocantes. Alguno incluso se envalentonó con repetir un latiguillo oficialista: “Así, no vuelven más”.



seguir leyendo
Temas de esta noticia

Lo más visto