Obligaciones

Una milica insoportable

Me gusta tener todo listo de antemano. 29|07|17

Me gusta tener todo listo de antemano. Los elementos para lo que voy a hacer, la ropa que me voy a poner cuando salga, el artículo que tengo que escribir para el sábado. Soy organizada. A veces demasiado. Creo tener en un rinconcito de eso que algunos llaman el alma, una sargenta de caballería que me da órdenes. Una milica insoportable. Que a veces sale de paseo con el enano fascista porque tienen gustos en común. No se asuste, es para mi uso personal y doméstico y no pienso imponérsela a nadie. Usted, tranquilo. Eso sí, yo le hago caso siempre, hago la venia, le digo ordene mi sargenta y le obedezco, porque si no los castigos son terribles. Me manda al calabozo, me pone a pan y agua, me sujeta en el cepo, me hace dar azotes en la plaza pública. Esas cosas que hacen los milicos y los talibanes barbudos. Y, sí, porque la sargenta y yo estamos de acuerdo en que no hay que dejar para mañana lo que se puede hacer hoy. Loable propósito que no siempre una puede cumplir. Loable propósito en el cumplimiento del cual a veces una se propasa y tiene listo hoy lo que es para dentro de una semana y todo se le va viniendo abajo o arrugándose o pudriéndose pero una persiste de miedo a que la sargenta de caballería se enoje y se arme el tole-tole con los reproches y la culpa y todo eso que termina en el diván sin remedio y sin alegría. Bueno, pues la sargenta me tenía contra las cuerdas porque era martes y el sábado estaba ahí nomás y qué estaba haciendo yo que no escribía el artículo que seguro que me iba a salir horrible pero por lo menos tenía que tenerlo listo ya, vamos, dentro de media hora. Sí, mi sargenta, dije yo haciendo la venia, ya voy, ya lo escribo, ya ya ya. Me llevó como tres minutos y cuarto pensar en media docena de temas y ninguno me gustaba y andá, cómo voy a escribir algo acerca de esa pavada. La sargenta me miró de costeleta y yo temblé. Tengo que escribir acerca de algo importante y básico, me dije. ¿Importante y básico? Ya sé. La sopa. Voy a escribir sobre la sopa. Y usted disculpe pero va a tener que ser el sábado que viene porque se me terminó el espacio.



seguir leyendo
home columnistas Obligaciones
Temas de esta noticia

Lo más visto