deforestacion

Un modelo a costa del ambiente

. 4|03|18
Entre el volumen informativo que bajó más rápido que las aguas,y los que confrontan además de la destrucción de sus bienes, una crisis sanitaria de orden tercermundista, hay un “choque de escalas” no solo a éste nivel. La representación del entorno para los afectados es inmediata, fragmentada, pero si ascendiéramos desde uno de los pueblos castigados hasta una altura que permita una imagen de la totalidad de la cuenca del Pilcomayo -Bermejo vemos, además de la vastedad inundada, zonas aguas arriba que no lo están, bosques y montes que nos dan idea de la cuenca como “sistema integrado” donde una acción en una parte fluye a otra.

Cortes históricos de esta imagen en la última década muestran la disminución de la masa verde, no solo hay un “desfase espacial” entre una acción y su resultado, sino también temporal: lo que se hizo y viene haciendo en una parte de la cuenca, incide in situ, o en otra más lejana, en el momento, y años después. La gestión, reproduce tal fragmentación, con paliativos a escala local. Su retórica sobre las causas, apunta a una naturaleza fatal, y/o al calentamiento global, coartada que busca diluir la responsabilidad política en la futilidad de una acción previsora en el primer caso, y en un sujeto socialmente indeterminado en el segundo. Pura sofistería. En Salta, con la mayor superficie de bosque drenando la cuenca, entre 2004-2014  se desmontó el 2,5% de los bosques nativos por año, mientras que el promedio sudamericano en tal período fue del 0,51% y el mundial 0,20%. Es decir, la tasa anual supera en más de mil por ciento la media global.

A “ritmo salteño”, nos quedamos en  treinta años sin monte nativo que frene el agua como barrera, absorbiéndola y transpirándola, ralentizando su drenaje, alejando al riesgo del desastre. Ya, poco o nada nos protege del aire tropical, hay una subtropicalización de zonas de clima templado, un calentamiento, y cambio climático tan autoinfligidos como el ausente “Ministerio de Ambiente y Buena Onda”, que extrema sequías hasta incendios, y lluvias hasta inundaciones en la región pampeana. Aumentando, además, el pasivo global de Co2 por la tala de sumideros. Una metáfora de una campaña mostraba a Urtubey en un inodoro con la inscripción: “ley de bosques”. Aunque luego derogó un decreto que la manipulaba, recategorizando los colores de zonas para avalar explotación, ya era muy tarde.

Señales erróneas si se es indulgente, o complicidad política para el crimen ambiental que enchastra al Ejecutivo, si se es realista: el ministro de Finanzas y el secretario legal de la Presidencia vinculados a desmontes en Salta y Santiago del Estero. El “primo de...”, Braun Peña, señalado por limpiar 9 mil ha, e ignorar un decreto de Sergio Bergman. Un club de “Amigos del Newman” (y de la tala), y de lobos cuidando ovejas: el titular de Agroindustria, ex Sociedad Rural, y la Coordinadora para Desarollo Sustentable, ex titular de Aapresid, de abierto predicamento sojero, en carteras que suponen la protección de suelos.

El improbable “oro verde”se abre paso sobre cadáveres de Yungas, da mucho a pocos, y nada a muchos. Caja del anterior gobierno, negocio del actual, sus beneficios en eslabonamientos y  empleo son eclipsados por un pasivo socioambiental cuya factura en inundaciones y sequías es descomunal aún para la gestión socialmente más insensible. Su paquete técnico va asociado al glifosato. En la defensa de Monsanto al herbicida que lo contiene, que liga su toxicidad a la cantidad y modo de uso, radica la razón de su urgente prohibición en Sudamérica: los desplazamientos asociados a la soja, impulsan un crecimiento continuo de asentamientos en áreas de transición urbano-rural.

Su carácter informal, la negación institucional, los expone a fumigaciones que se llevan a cabo de acuerdo con normas de “distancias seguras” desde el límite de ciudades y pueblos: fuera del mapa oficial, lo que expulsa, los enferma. Un nuevo incunable de Pino Solanas , Pueblos fumigados, da cuenta de ello.

*Geógrafo UBA. MA, UA. UNY..

seguir leyendo
home columnistas deforestacion
Temas de esta noticia

Lo más visto