PROPUESTAS OFICIALES

Suelta de globos (de ensayo)

Debatir las demandas sociales preexistentes no revela necesariamente la búsqueda de nuevas políticas públicas. 4|03|18
En un panorama enrarecido por la inestabilidad cambiaria, las nuevas presiones inflacionarias, la discusión sobre la integridad de miembros del equipo de gobierno que nuevamente golpea al Señor 5 Gustavo Arribas y los ecos de la movilización de Hugo Moyano, el Gobierno tomó la decisión de lanzar dos temas álgidos y controversiales a la agenda de discusión: aborto y arancelamiento de la atención en salud y educación a los inmigrantes en Argentina.

Cascadas. Un modelo clásico para explicar el flujo de la producción de los “issues” en la opinión pública fue desarrollado por el politólogo checo Karl W. Deutsch con el modelo de la cascada. Desde esta teoría, las grandes discusiones de la sociedad surgen en una comunicación hacia abajo en cinco niveles: 1) la elite socioeconómica 2) la elite político-gubernamental, 3) los medios de comunicación 4) los líderes de la opinión y, finalmente, 5) la población en general. Desde este punto de vista las decisiones principales surgen desde las elites, y buscan su legitimación mediante la circulación y la retroalimentación.

Sin embargo, en los casos de aborto y cobro a los inmigrantes por atención médica y educativa, la elite político-gubernamental ha tomado dos demandas preexistentes en sectores antagónicos de la sociedad, lanzándolos a una discusión interminable, que no pareciera tener como finalidad auténtica la elaboración de políticas públicas. En el caso del aborto, las principales espadas del Gobierno ya declararon su oposición, y en el caso del arancelamiento, probablemente la puesta en marcha de un sistema de control sería más onerosa que lo que potencialmente se podría recaudar abriendo la caja de Pandora del arancelamiento de las universidades públicas (autónomas), y que ya hizo poner en guardia a los socios radicales cuando se cumplen cien años de la Reforma Universitaria.

Además, si la directiva política es extender las discusiones hasta el Mundial, se puede predecir que lo que se busca es producir otro cambio de agenda (como fuera días atrás el debate sobre la actuación de Chocobar), a la espera de la generación de buenas noticias en el plano económico. Pero más allá de la poca probabilidad de que concluya en una ley, la sola introducción de la palabra “aborto” trajo una nueva sacudida entre Macri y Elisa Carrió, en la que el Presidente logró correr por izquierda a la fundadora del ARI, y ésta última respondió: “Es un momento de purificación: entonces es demasiado violento no respetar las creencias”, lo que constituye una rajadura más en el débil armazón de Cambiemos.  

Invisible. Uno de los problemas es que el Gobierno no entiende los motivos del brusco descenso en la imagen positiva del Presidente de diciembre a la fecha, caída musicalizada por los cantitos en estadios de fútbol, recitales y lugares de aglomeración de gente.

La explicación que el Presidente ha dado en la apertura de sesiones del Parlamento del día 1º de marzo es que en estos dos años el Gobierno se ha dedicado a poner los cimientos del edificio sin que la sociedad lo haya percibido. A este proceso, Mauricio Macri lo ha llamado “crecimiento invisible”, una curiosa forma de hacer notar que la sociedad no ha sabido valorar los cambios realizados en el período. La novedad es que la descripción se ha acompañado con la frase “lo peor ya pasó”, buscando recrear la expectativa de los primeros meses de gobierno. Esta sentencia fue refrendada por María Eugenia Vidal horas más tarde, en su propia apertura de sesiones: “Lo más duro ya pasó” fueron sus palabras.

En este declive oficialista, la oposición sufre porque percibe una ventana de oportunidad, pero no encuentra la forma de capitalizarla. La falta de una conducción política medianamente organizada hace que nadie tenga la palabra legítima, ni tampoco ideas para proponer otro esquema de orden social y económico, porque el macrismo –aun sin exponerlo abiertamente– busca edificar otra lógica para la relación triangular sociedad-Estado-mercado, donde el Estado sea un facilitador de las relaciones entre los sujetos inmersos en el mercado, en oposición al modelo de Estado, funcionando como un garante de los derechos públicos y privados. En síntesis, el triunfo del consumidor como sujeto de la historia.

Círculo dorado. La sobrevaloración del mercado tiene como contraparte la desvalorización del Estado, que al estilo Ayn Rand es percibido como un “chupasangre” de los verdaderos creadores de valor, empresarios y emprendedores. De allí esta idea de que los funcionarios actuales ex ejecutivos de empresas, ONG, estudios y consultoras, se sacrifican para “embarrarse” en la función pública.

La simpática e incomprobable frase de Marcos Peña defendiendo al Ministro de finanzas Luis Caputo en un popular programa televisivo es una síntesis hegeliana de esta lógica: “es una de las 10 o 15 personas más talentosas en las finanzas de todo el mundo. Jugaba en la Champions League, no jugaba en Aldosivi, no jugaba en la B. Y dejó todo para venir a jugársela por su país”. En este marco, las críticas sobre los vínculos de Caputo con los fondos de inversión off shore que el ministro manejó, y que son activos actuales compradores de deuda pública, son rechazados de plano por la cúpula del gobierno, a pesar de que parte de las críticas son internas. No obstante, las tensiones y diferencias de criterios llevaron a la renuncia del jefe de la AFIP Alberto Abad exponiendo las consecuencias del “fuego amigo” en el equipo gubernamental. No obstante, la renuncia del jefe de la AFIP, Alberto Abad, muestra alguna de las consecuencias del “fuego amigo” en el equipo gubernamental. 

La pregunta del millón es: si “lo peor ya pasó”, cuáles serán los indicadores y tiempos de mejoras que puedan ser percibidos por la sociedad en general, en un contexto complicado por los cambios en las tasas de interés en los Estados Unidos –con la clásica huida hacia activos de calidad de los financistas– y la extensa sequía que afecta a la cosecha y que no parece menguar.  
Finalmente, en el orden de las cosas que disgustan al Gobierno, en unos días miles de mujeres marcharán por las calles de las principales ciudades del país, en coincidencia con su día internacional, y en el marco de una huelga transnacional femenina. Previendo una audiencia desfavorable, Macri anunció su intención de promover la igualación de los salarios entre hombres y mujeres, una de las demandas del colectivo feminista. Una noble iniciativa de difícil realización.   

*Sociólogo (@cfdeangelis).

seguir leyendo
home columnistas PROPUESTAS OFICIALES
Temas de esta noticia

Lo más visto