visitas

El mánager de Los Beatles

Estamos en la era de la posverdad y no puedo asegurar que esto haya sido cierto. 30|12|17

Estamos en la era de la posverdad y no puedo asegurar que esto haya sido cierto. Pero he leído en muchos lados que John Lennon no se animaba a decirle a Pete Best que lo iban a reemplazar por Ringo Star. Entonces el encargado de decírselo fue Brian Epstein, el mánager y mentor de los Fab Four.

Me imagino ese momento en que Pete Best vio venir hacia él a Brian Epstein y escuchó que le decía que le quería hablar en otro lado, a solas.

A lo largo de nuestra vida son muchas las veces en que recibimos la llegada del mánager de Los Beatles. Nos viene a anunciar que tenemos que dejar la banda. Se mueve el piso. Todo lo que creías se viene a pique y si no tenés una gran capacidad de frustración o una preparación espiritual adecuada, la sentencia del mánager de Los Beatles puede ser fatal.

A mí me ha visitado muchas veces y puedo asegurar que lo que precede a su llegada es un silencio total y una angustia poderosa a la altura del plexo.

Hace poco me visitó a las tres de la mañana, en mi departamento. Escuché sus pisadas y me desperté. No había viento y el balcón abierto no transmitía sonidos desde la calle. Parecía que todas las cosas del mundo estaban en suspensión. Tuvimos un cruce de palabras intenso y por un momento pensé que me iba a volver loco. El mánager de Los Beatles no acepta razones y viene con la frase justa, como Flaubert. Así que tuve que valerme de un engaño para poder derrotarlo. Salí del dormitorio y me acosté en la cama donde duermen mis hijos cuando están conmigo, ya que esa noche no estaban. Me dije en voz baja: “Los niños están durmiendo en mi cuarto, tengo que cuidarlos y ellos me cuidan”. Y así pude volver a conciliar el sueño.

Toda nuestra vida debería ser una gran preparación para poder discutir nuestro despido con el mánager de Los Beatles bajo una luz gremial más favorable.



seguir leyendo
Temas de esta noticia

Lo más visto