Mario Abdo Benítez

El "hijo" del dictador Stroessner

El padre del nuevo presidente de Paraguay fue el poderoso secretario privado de Alfredo Stroessner. El flamante jefe de Estado pidió "poner en contexto" la feroz dictadura que gobernó por 35 años. 22|04|18

El presidente electo de Paraguay deberá luchar contra el pasado que vuelve. El padre de Mario Abdo Benítez fue el secretario privado de Alfredo Stroessner y un hombre que supo amasar poder en la sombras del feroz dictador. Bautizado con el mismo nombre que su progenitor, el nuevo jefe de Estado paraguayo es un verdadero "hijo" de esa dictadura que gobernó con mano dura al país sudamericano por 35 años.

Es cierto que nadie puede ser responsable por la trayectoria que protagonizaron sus padres y no caben dudas de que Abdo Benítez era un niño cuando se violaban los derechos humanos en Paraguay, pero así como se anunció en estas columnas que el padre de Marcos Peña fue un alto funcionario de la dictadura militar argentina, ahora se pone el acento en el legado antidemocrático que el nuevo presidente de Paraguay recibió en su seno familiar.

Mario Abdo Benítez padre formaba parte del "cuatrinomio de oro", una suerte de mesa chica del stronismo, que integraban el temible Sabino Montanaro, J. Eugenio Jaquet y Adán Godoy Giménez, principales espadas del brutal gobierno de facto que azotó a Paraguay entre 1954 y 1989. El ex funcionario de esa dictadura fue el hombre más influyente luego de Stroessner, pero falleció en 2013 sin haber enfrentado a la Justicia por su vinculación con el terrorismo de Estado. "Murió en la más absoluta impunidad", advirtieron entonces desde la Coordinadora de Luchadores contra la Dictadura de Paraguay.

Mientras que la madre del nuevo presidente es Ruth "Manón" Benítez Perrier, sobrina del general Rodolfo "Popol" Perrier, un poderoso militar que reinaba durante la dictadura anticomunista que se consolidó gracias al apoyo interno del Partido Colorado y el respaldo externo de los Estados Unidos.

Fue precisamente en ese país del norte donde "Marito", como se lo conoce en la opinión pública y en la política paraguaya, se encontraba cuando se produjo el fin del stronismo. Allí estudió Marketing Político y varios años más tarde, cuando el militar y paracaidista volvió a su país para iniciar su carrera política, se inspiró en el dictador para formar un movimiento dentro del Partido Colorado: lo bautizó "Paz y Progreso", el eslogan utilizado por Stroessner.

En una entrevista que concedió en 2009 al diario Ultima Hora, el ahora flamante presidente de Paraguay aseguró que "la historia en un momento desapasionado va a poner en su lugar al gobierno de Stroessner" y agregó que aunque "se cometieron abusos", se trata de un proceso que "se debe poner en contexto histórico".

La Comisión de Verdad y Justicia de Paraguay hizo ese trabajo. Y entregó a los tres poderes del país en 2008 un informe pormenarizado sobre la dictadura de Stroessner.

En el detallado y riguroso documento de 123 páginas se destaca que:

-"A diferencia de otras dictaduras militares latinoamericanas, el régimen de Stroessner constituyó un sistema político tendiente a permanecer indefinidamente en el tiempo y no un régimen transitorio de excepción".

-"El régimen stronista elevó el terrorismo de Estado a una forma de gobierno totalitario como una  política de Estado permanente".

-"La combinación de las violaciones de derechos humanos generalizadas y sistemáticas que engendraron temor e inseguridad en la población".

-"Teniendo en cuenta las  violaciones sufridas, las 20.090 víctimas directas de las violaciones de derechos humanos se distribuyen así: 19.862  personas que  fueron detenidas en forma arbitraria o ilegal; 18.772 que fueron torturadas; 59 ejecutadas extrajudicialmente; 336 desaparecidas  y  3.470 exiliadas".

-"Sobre las denuncias de torturas, pese a la frecuencia con que se han producido, no hay proceso ni sanciones contra los torturadores de la época  de la dictadura debido a la tesis institucional sostenida desde hace 15 años por la Fiscalía General del Estado de que dichos delitos están prescriptos"

Todo parece indicar que bajo el nuevo gobierno de Abdo Benítez no se esclarecerán los crímenes cometidos por la dictadura. Es díficil pensar que Marito iniciará una etapa de justicia, verdad y memoria en Paraguay. El heredero de Stroessner apostará por la impunidad.


Rodrigo Lloret

seguir leyendo
home columnistas Mario Abdo Benítez
Temas de esta noticia

Lo más visto