PROGRESO Y MOVILIDAD

Clase media global

. 13|01|18
Cuando Marc Garneu, ministro de Transporte de Canadá, enunció los criterios del gobierno de Justin Trudeau para delimitar la clase media, incluyó valores, estilos de vida e ingresos. Indicó que los valores de clase media son comunes a canadienses de distintos orígenes que aspiran a una vivienda, seguro de salud, educación, retiro asegurado, trabajo estable y esparcimiento. El funcionario recibió críticas por usar un concepto demasiado amplio y poco operativo para generar políticas públicas segmentadas. Una dinámica similar enfrentó Barak Obama cuando armó un equipo de trabajo para mejorar el nivel de vida de la clase media. Para delimitar el grupo, los especialistas tomaron como criterio las aspiraciones de las personas.

Ni Trudeau ni Obama estaban mal orientados, más allá de la vocación de “agregar” sectores diversos en un colectivo políticamente convocante. Es que en todos los países la clase media es un concepto en el que confluyen características objetivas (nivel de ingreso, patrones de consumo privado y público) y otras subjetivas o de autopercepción (valores, aspiraciones, herencia histórica, entre otros).
En una notable compilación, Ezequiel Adamovsky y otros (Clases medias, Ariel, 2017) ilustran el contexto que generó la metáfora de clase media como elemento confirmador de la movilidad social en la Argentina en el siglo XX. La paradoja que recorre el ensayo es que la dificultad analítica de la clase media es directamente proporcional a su poder convocante como manifiesto de progreso social, democracia representativa y hasta de orden geopolítico global. 

Dos elementos son necesarios para sostener socialmente condiciones objetivas y de autopercepción de la clase media y de la movilidad social: el acceso al trabajo formal y a bienes públicos de calidad. Tal vez el principal de ellos sea el trabajo y su asociación con el progreso: la mayoría de quienes vivimos de nuestro trabajo y vemos en él la vía para progresar nos autopercibimos de clase media, más allá del nivel de ingresos.

En el caso de los bienes públicos, la Argentina logró mucho en comparación con otros países del continente con el carácter irrestricto y gratuito de la educación y la salud. La mejor forma de honrar ese legado es actualizar y transformar ambos sistemas para que sirvan a los objetivos que originalmente se propusieron. Por su parte, la inestabilidad macroeconómica deterioró a lo largo de las décadas el acceso a la vivienda propia. Lo dijo más claro que nadie Silvina Gigantic (@sgigantic) en un tuit de 2013: “Argentina es el país en el que las zapatillas se compran en cuotas y las casas al contado”.
La “canasta básica” de la clase media sigue vigente. Pero hoy surgen nuevos elementos que pueden fortalecer la integración a un colectivo de clase media. La calidad del espacio público mejora el bienestar de las personas. El acceso a un transporte público confiable y seguro promueve un mayor aprovechamiento e interrelaciones con la ciudad en la que uno vive. El acceso a bienes culturales promueve la diversidad y despierta nuevas aspiraciones. 

La agenda de la clase media se ensanchó. La sustentabilidad, la integración de las personas con discapacidad, la lucha por la igualdad de género, y la defensa de la diversidad son algunas cuestiones que crecieron exponencialmente en importancia, con una clase media cada vez más numerosa y exigente. Otros temas, como la vida saludable o el disfrute en la ciudad, hoy son preocupaciones públicas. En el plano internacional, los países escandinavos quizás sean los primeros en recorrer estas ideas desde la activa promoción del Estado.
Podemos seguir debatiendo la definición de clase media, su carácter instrumental en la historia o su poco merecimiento de los atributos de una verdadera “clase social” a la Marx. Sin embargo, pocas metáforas continúan generando tan efectivamente una noción aceptada de progreso y movilidad social.

*Secretario general y de Relaciones Internacionales de la Ciudad.
Fernando Straface*

seguir leyendo
home columnistas PROGRESO Y MOVILIDAD
Temas de esta noticia

Lo más visto