Paro Nacional

Acá se trabaja, ¿o no?

Los "gordos" tienen ya a las puertas de la CGT a dirigentes combativos como Pablo Moyano o Sergio Palazzo. Deben endurecerse. 25|06|18

En junio de 2012 Mauricio Macri escribió en un tuit que “el paro y la movilización para el próximo miércoles son un llamado de atención para la Presidenta”. Se trataba de uno de los paros realizados por la CGT de Hugo Moyano contra el segundo gobierno de Cristina de Kirchner a propósito del impuesto a las ganancias sobre los salarios. Quizás aquel mensaje sirva para esta misma situación, con dos diferencias: 1) el paro de este lunes 25 de junio se llevó adelante sin movilización, que quedó en manos de los grupos de izquierda y 2) que la respuesta actual del presidente fue un video entrando en Casa Rosada con Macri comentando “acá se trabaja”.

Las paradojas de la vida llevó que aquel reclamo de Moyano a Cristina sobre el impuesto a las ganancias sobre los salarios quedara reducido al tercer punto de los cinco que solicita ahora la CGT: “la eliminación del impuesto a las ganancias sobre la cuarta categoría para abonar el aguinaldo”. La demanda se redujo al medio aguinaldo y se ganó un rotundo NO por parte del gobierno. 

Así son las cosas en este país donde la Confederación General del Trabajo que ha ido perdiendo protagonismo de la vida política argentina. Esta caída de protagonismo, se basa en causas históricas pero también de la coyuntura. Dentro de las últimas un problema no menor es la falta de un liderazgo nítido como lo fueron en su momento Saúl Ubaldini o el mismo Hugo Moyano. Luego, es afectada por cierta cercanía de los llamados “los gordos” con el gobierno, que precisamente genera un campo gravitacional en toda la Central. Y en tercer lugar, la percepción de no pocos trabajadores que creen que la agenda principal de los dirigentes sindicales se vincula más a sus propios intereses que los de sus bases. Pero justamente estas bases son quienes sienten fuertemente la caída de poder compra de los salarios y que presionan sobre sus dirigentes más cercanos. 

Otros dos elementos que han impulsado al Triunvirato a la decisión de un paro nacional inesperadamente contundente precisamente por el mal humor social, es la presión generada por la paritaria del Sindicato de Camioneros que cerró con el 25% de aumento, contra el 15% o menos que firmaron la mayoría de los gremios amables con el gobierno. Esto resultó un baldazo de agua fría para el trío conductor de la CGT, que ahora tienen a dirigente más combativos como Pablo Moyano o Sergio Palazzo en las puertas de Azopardo prestos para su reemplazo, listos para gestionar las contingencias del próximo plan de ajuste fondomonetarista. 
 



seguir leyendo
home columnistas Paro Nacional

Lo más visto