Aborto: sesión histórica

De aprobarse la ley, la mayoría de los abortos se realizarán en las casas

En los países donde la interrupción voluntaria del embarazo es legal, se utilizan en forma ambulatoria dos drogas: la mifepristona y el misoprostol. Hoy la gobernadora María Eugenia Vidal volvió a cuestionar “que se pida esa cirugía como un derecho”. 8|08|18

La gobernadora María Eugenia Vidal volvió a manifestarse en contra de la legalización de la interrupción voluntaria del embarazo. “Hay cuestiones que no se han planteado. En término de recursos es imposible saber con exactitud cuánta plata le va a costar a la provincia de Buenos Aires”, dijo en Radio Mitre. Y agregó: “Las cirugías programadas aún tienen demoras. Hoy esa cirugía que se pide como un derecho compite con la cardiopatía y con otras. Entraríamos en una mora legal”.

Estas declaraciones ya habían sido realizadas por la Gobernadora y fueron rechazadas por la oposición y la comunidad médica quienes cuestionaron el "desconocimiento total" de Vidal sobre las prácticas para interrumpir legalmente los embarazos, ya que en el 90% de los casos los abortos son farmacológicos (no se precisa de una cirugía).

Esta idea de que el sistema de salud va a colapsar es errónea. De aprobarse la ley, la mayor parte de las mujeres lo va a hacer en forma ambulatoria y harán la consulta en un centro de atención primaria”, le explicó a Perfil.com Mariana Romero, médica e investigadora adjunta del Conicet.

En el 90% de los casos los abortos son farmacológicos (no se precisa de una cirugía)

¿Cómo se realiza un aborto farmacológico en los países donde es legal la interrupción voluntaria del embarazo? “En Uruguay, por ejemplo, se usan dos medicamentos: la mifepristona y el misoprostol. La mujer el primer día toma la mifepristona, se esperan 24 a 36 horas para empezar con las dosis de misoprostol. Todo el procedimiento se hace ambulatorio. La mujer se lleva los comprimidos y hace el procedimiento en su casa”, manifestó Romero, quien también es investigadora principal del Centro de Estudios de Estado y Sociedad (Cedes).

La mifepristona actúa bloqueando los receptores de una hormona llamada progesterona (la hormona del embarazo) y el misoprostol permite las contracciones del útero. Como con cualquier medicamento, puede haber complicaciones. “Pero en el primer trimestre del embarazo, usando ese esquema que es el estándar, son mínimas. La 'complicación' mas frecuente es que el tratamiento no resulte efectivo y el embarazo no se interrumpe. La otra es que la mujer tenga un sangrado persistente. Pero en el primer trimestre, ese riesgo es bajísimo”, señaló.

 El costo actual por aborto en 11.500 pesos, cifra que se vería reducida a 1.914 pesos con la legalización.

En Argentina la mifepristona no está autoriza en el país. De sancionarse la ley, la ANMAT deberá registrarla. En el caso del misoprostol, lo comercializa un laboratorio privado en una presentación que incluye diclofenac (un analgésico y antiinflamatorio). La caja de 16 comprimidos cuesta 3.200 pesos. En abril, el Ministerio de Salud de Santa Fe anunció que producirá misoprostol a través de dos laboratorios públicos.

Durante su presentación en el Senado, el ministro de Salud Adolfo Rubinstein destacó que la legalización de la interrupción voluntaria del embarazo reducirá los costos para el sistema de salud. En ese sentido, calculó el costo actual por aborto en 11.500 pesos, cifra que se vería reducida a 1.914 pesos con la legalización, sobre todo por la disminución de las complicaciones relacionadas con la clandestinidad de la práctica.



seguir leyendo
home ciencia Aborto: sesión histórica

Lo más visto