Bloomberg
Bloomberg

Carney vuelve a aplazar su salida de Banco de Inglaterra por el Brexit

El canadiense permanecerá al mando del Banco hasta enero del 2020, durante la transición de la salida del Reino Unido de la UE. 12|09|18

Mark Carney aceptó permanecer al frente del Banco de Inglaterra por otros siete meses, extendiendo su estadía por segunda vez para ayudar a conducir la economía del Reino Unido durante la transición del Brexit. El canciller de Hacienda, Philip Hammond, puso fin a días de especulaciones sobre el futuro de la cabeza del Banco Central, y el martes comunicó a los legisladores que el canadiense no renunciará en junio de 2019 como estaba previsto. Así Carney permanecerá en el cargo hasta fines de enero de 2020, aproximadamente a la mitad de un período destinado a suavizar la salida del Reino Unido de la Unión Europea. El aplazamiento también significa que estará disponible por más tiempo si las conversaciones con la UE fracasan y se fuerza lo que se denomina un “brexit duro” en marzo de 2019.

"He estado discutiendo con el gobernador la posibilidad de que pueda permanecer un poco más en el puesto para asegurar la continuidad durante lo que podría ser un período bastante turbulento para nuestra economía a principios del verano de 2019", dijo Hammond. "El gobernador estuvo de acuerdo, a pesar de las diversas presiones personales para concluir su mandato en junio". La libra mostró poca variación tras la noticia, a pesar de que la extensión fue más corta de lo que sugerían algunos informes.

"Supongo que es una concesión entre acceder a los deseos del canciller de Hacienda de que se quede el mayor tiempo posible y su propio deseo de dejar el cargo", dijo Peter Dixon, economista de Commerzbank AG. "Si se hubiera extendido por 12 meses, eso lo habría llevado hasta mediados de 2020 y entonces su sucesor probablemente no habría tenido mucho tiempo para sentirse seguro antes de que expire el acuerdo de transición".

Es probable que la decisión resulte controvertida ya que el desempeño de Carney en el Banco de Inglaterra ha atraído tanto críticas como elogios.

Fue visto como una fuente clave de estabilidad financiera en el vacío de poder político que siguió al triunfo del Brexit, pero también provocó la ira de legisladores a favor del Brexit que creen que se involucró demasiado en el debate político. Ha sido acusado durante gran parte de su período en el banco de emitir desatinados mensajes políticos. El mismo Carney ha dicho muchas veces que su plan era regresar a Canadá después de su mandato en el Banco de Inglaterra. Su nueva fecha de salida efectivamente elimina las especulaciones que planeaba presentarse en la próxima elección federal del país, que se debe realizar en octubre de 2019 a más tardar.

A medida que se acerca la fecha límite del Brexit en marzo, la relación futura del Reino Unido con el bloque sigue sin estar clara y el actual plan de la primera ministra Theresa May está resultando impopular entre los legisladores, tanto a nivel nacional como internacional. Aun así, el banco central elevó el mes pasado las tasas de interés a su nivel más alto desde 2009, y dijo que se necesitaría una serie gradual de alzas en los próximos años para controlar la inflación.

La reciente extensión del mandato plantea preguntas sobre la comprensión que tiene el gobierno del proceso del Brexit, dado que la presencia de Carney es necesaria para garantizar la estabilidad. También podría significar que el Tesoro tiene dificultades para encontrar un reemplazo mientras se concentra en las negociaciones políticas. "Entiendo que durante este período crítico es importante que todos hagan todo lo posible para apoyar un brexit sin problemas y exitoso", dijo Carney en una carta al canciller de Hacienda. "Estoy dispuesto a hacer todo lo que pueda para promover tanto un brexit exitoso como una transición efectiva en el Banco de Inglaterra", aseguró.


Lucy Meakin y David Goodman

seguir leyendo
home Bloomberg Bloomberg

Lo más visto