Ciudad de Buenos Aires martes 18/10/17

17.8 º

23.9 º

Norte0 Km/h
Ahora 18.9º

miércoles

15º
25º
Mañana
Noche

jueves

12.8º
20.6º
Mañana
Noche

viernes

13.7º
23.4º
Mañana
Noche

sabado

8.6º
18.7º
Mañana
Noche
despues del paro y la marcha del 1A

Macri alcanza un 58% de imagen positiva pero la visión de la economía es negativa

La mayoría de los encuestados cree que el Gobierno carece de un plan para enfrentar los problemas económicos y que improvisa sobre la marcha. La pelea política con los gremios favoreció al oficialismo. Domingo 09 de Abril de 2017 08:00 hs.

Más de la mitad de los argentinos cree que el Gobierno carece de un plan económico y que improvisa sobre la marcha. Pese a ello, la aprobación de la gestión de Mauricio Macri aumentó gradualmente en los últimos dos meses y hay más gente con expectativas positivas sobre el futuro.

Los datos surgen de una encuesta realizada para PERFIL por la consultora Quiddity –sobre más de 1.500 casos a nivel nacional–. La empresa comparó los resultados con los indicadores de meses anteriores y concluyó que por primera vez en lo que va del año la aceptación o el rechazo al Gobierno no estuvo atado exclusivamente a los números, sino también a la actividad política.

La intensa actividad política de las últimas semanas favoreció al gobierno nacional”, determinó el estudio.

En la semana del paro nacional de la CGT contra el Gobierno, la mayoría de los entrevistados para este sondeo rechazó la huelga. También se opuso a los sindicatos enfrentados a la gobernadora María Eugenia Vidal por la paritaria docente.

Pese a la buena percepción sobre la gestión presidencial, en el balance de este año y cinco meses de administración, Macri “desaprobó”. Un 54% de la población relevada sostuvo que el Gobierno estuvo por debajo de las expectativas generadas al inicio del mandato.

Aunque es probable que el Presidente tenga a su disposición números similares, ayer, durante una entrevista con una cadena de televisión alemana, consideró que la mayoría de los argentinos lo respalda. “Somos una mayoría que salió a la calle el sábado pasado (en referencia al 1º de abril)”, explicó.

Sintetizó, así, la reacción de euforia del macrismo tras la movilización “por la democracia” que se replicó en varios puntos del país. Reacción que, incluso a criterio de varios funcionarios del Gobierno, fue equivocada. El análisis que compartieron algunos oficialistas –sobre todo del ala política del PRO– con los opositores es que si bien es cierto que un sector no menor de esa marcha era claramente macrista, otro porcentaje relevante se manifestó impulsado por el rechazo al kirchnerismo.

Este último núcleo de votantes, que también contribuyó y mucho al triunfo de Macri, no otorgó un cheque en blanco al Gobierno. La duda es, en todo caso, hasta cuándo el rechazo a la gestión anterior pesará más que el estado de la economía doméstica.

La situación actual es que todavía casi un 60% de la población, más allá de las expectativas –y de la distribución de responsabilidades–, piensa que la economía en términos generales está deteriorada.

A seis meses de un test electoral clave para la coalición de gobierno, dentro del equipo del Presidente hay quienes toman nota del humor social y advierten que la performance electoral estará más vinculada a la evolución de los números que de la situación política, como ocurre en la mayor parte de las elecciones.

Dirigentes. En este escenario, una buena noticia para Cambiemos es que los dirigentes del espacio que lidera Mauricio Macri siguen siendo bien vistos por un porcentaje importante del electorado. Incluso, los más conocidos incrementaron su imagen positiva en los últimos dos meses: son los casos de Elisa Carrió y Gabriela Michetti.

Hay, según la consultora Quiddity, una muy leve baja (un punto) de la gobernadora bonaerense María Eugenia Vidal, que de todos modos conserva una aprobación elevada: es la dirigente con mejor imagen del país, por encima de todo el arco político.

La oposición, en cambio, atraviesa un mal momento. Con las excepciones del ex ministro del Interior Florencio Randazzo y de la diputada nacional Margarita Stolbizer –los dos registraron aumentos en su aprobación–, los demás vieron incrementada su imagen negativa en detrimento de la positiva.

En el caso de Cristina Kirchner, en sólo dos meses la percepción crítica hacia ella creció cinco puntos. La de Daniel Scioli aumentó aún más.

Según Quiddity, los efectos negativos alcanzaron también al líder del Frente Renovador, Sergio Massa, que registró por primera vez más rechazo que aceptación. Pero seis meses en términos políticos son mucho tiempo, y en ese período el escenario se puede modificar de manera sustancial., sobre todo cuando la campaña comience de forma efectiva. Por ahora, ni siquiera están resueltas las candidaturas de ninguno de los espacios políticos, lo que impactará en los resultados.

Los pingos, como afirma el dicho, se ven en la cancha.


Contra el uso sistemático de las huelgas

El paro impulsado por la CGT y otras centrales obreras esta semana enfrentó a los gremios con el Gobierno pero, sobre todo, con la opinión pública. Según reveló la encuesta de Quiddity para PERFIL, más de la mitad de los encuestados se manifestaron en contra de la huelga nacional, mientras que una porción minoritaria la respaldó.

Pero además, el sondeo marcó que sólo un 26% de los encuestados cree que la CGT representa bien los intereses de los trabajadores. A criterio de la consultora, esto implica que “los sindicatos accionan sobre una base poco legitimada por la sociedad”. De acuerdo con este análisis, el accionar combativo de los sindicatos fortalece de manera indirecta a Cambiemos.

Asimismo, se deduce del relevamiento –realizado en todo el país– que las medidas de fuerza no son bien vistas tampoco en la provincia de Buenos Aires, donde los docentes tienen una disputa con la gobernadora bonaerense María Eugenia Vidal por el aumento que recibirán este año en sus salarios. Pero lo que quedó bajo la lupa no fue tanto la discusión salarial sino los métodos usados para el reclamo, según entendió la consultora que hizo la encuesta. Los números dictaminaron que más de la mitad de los consultados no aprueba que se paralicen las clases mientras se pide aumento.

La estrategia del oficialismo fue, para lograr influenciar a la opinión pública, vincular a los sindicatos docentes con el kirchnerismo, que tiene un alto nivel de imagen negativa en la sociedad.



seguir leyendo
home politica despues del paro y la marcha del 1A

Lo más visto