Buenos Aires viernes 26/05/17

--- º

--- º

Sudeste 5 Km/h
Ahora 9.7º

sabado

16º
Mañana
Noche

domingo

10º
16º
Mañana
Noche

lunes

10º
16º
Mañana
Noche

martes

15º
Mañana
Noche
cecilia roth

“Argentina es un país con muchos talentos”

Alucinada con los estudios de Globo en donde estuvo grabando Supermax, sostiene que encara sus trabajos con absoluta libertad y que en Projac le parecía estar filmando Indiana Jones. Domingo 02 de Abril de 2017 08:16 hs.

Todos los personajes de Supermax llevan encima una mochila que les pesa tanto o más que la propia historia que protagonizan en la serie, que de hecho ya es bastante pesada”, dice Cecilia Roth, parte de un importante elenco internacional en el que también aparecen Laura Novoa, Antonio Birabent, Nicolás Gold, Alexia Moyano, Juan Pablo Geretto, Guillermo Pfening, los españoles Santiago Segura y Rubén Cortada, el uruguayo César Troncoso y la brasileña Laura Neiva.

Dirigida por Daniel Burman (cineasta argentino conocido por películas como El abrazo partido, Dos hermanos y El misterio de la felicidad), Supermax es una ambiciosa miniserie de diez capítulos que insumió 1.200 horas de filmación y 12 semanas de rodaje. Coproducida por la poderosa cadena brasileña Globo y la TV Pública, que la estrenó esta semana con el piloto y que comienza el martes a las 22, fue escrita por Burman y Mario Segade y se desarrolla en una cárcel de máxima seguridad ubicada en medio de un desierto. Los presos participan de un reality perverso del que no conviene adelantar más que su jugoso premio: un millón de dólares.

Y Roth es Pamela, “un personaje que, como todos los de esta historia, es realmente muy particular”, asegura la experimentada actriz. “Cada uno tiene una complejidad diferente –añade–. Pamela es una psicótica, una mujer que vive en una realidad paralela y que lleva consigo una historia personal durísima que nunca terminó de resolver. En verdad, ni siquiera la pudo ni la puede aceptar. Contar más sería revelar por completo al personaje, y eso no me parece buena idea. Pero la serie tiene más de un gancho, no sólo las intrigas”.  

—¿Cómo es trabajar en una producción de esta envergadura? ¿Produce más tranquilidad o más vértigo?

—Yo hice Epitafios para HBO, que también era una gran produccion. La particularidad de Supermax es que se filmó en los estudios Projac, que son realmente impresionantes. Hasta que te acostumbrás a trabajar en un lugar así pasa un tiempo. Imagino que así serán los estudios de la Paramount, por ejemplo. Para mí fue como estar filmando Indiana Jones. Más de una vez sentí que estaba en un escenario real, más que un estudio. Es un lugar enorme, con restaurantes, carritos para trasladarte... Es como vivir en una pequeña ciudad.  

—¿A esta altura de tu carrera tenés algún momento de zozobra o inseguridad cuando interpretás un personaje?

—Yo encaro mis trabajos con absoluta libertad pero sabiendo siempre para dónde estoy yendo. Así que mientras trabajo no hay zozobras. Lo que no me gusta es mirar el monitor. Prefiero la sensación de vivir el personaje, de trabajarlo escena a escena, que durante el rodaje pasen cosas que uno no tiene pensadas previamente y te sorprendan. Recién cuando pasa un tiempo prudencial, en el medio hice otras cosas y ya no tengo presente y en carne viva al personaje que interpreté, puedo llegar a ver un trabajo que hice.  

—Ahora que están de moda las series, ¿te parece que en Argentina estamos lejos a nivel calidad de lo que se produce en Estados Unidos, el país más poderoso en ese terreno?  

—No nos falta nada. Sobre todo con producciones de la magnitud de Supermax. Ya estamos entrando lentamente a este mundo nuevo. De hecho, Historia de un clan también es un éxito en algunos países europeos. Argentina es un país con muchos talentos.

—Ya que hablás de Argentina, ¿cómo te sentís en el actual contexto político?

—Me siento como se siente hoy más de la mitad de la población.


“Haré la madre de Robledo Puch”

Este año, Cecilia Roth hará dos películas. Una de la que aún prefiere no adelantar nada y El ángel, largometraje de Luis Ortega basado en El ángel negro, un muy buen libro del periodista Rodolfo Palacios que cuenta la vida del asesino múltiple Carlos Robledo Puch. “Estoy fascinada con el guión –dice Roth–. Yo me entrego al universo de Luis, que es rico, frondoso y potencia a todos los que trabajan con él. Mi papel es el de la madre de Robledo Puch. Y la idea es que no tenga absolutamente nada que ver con la mamá de Alejandro Puccio que hice en Historia de un clan. Son historias completamente diferentes. Yo nunca juzgo a los personajes. Creo que conviene tener una buena relación con ellos, así sean oscuros y ambiguos”, señala la actriz, que también adelanta que en 2018 volverá a hacer teatro, un espacio que no había vuelto a visitar desde su trabajo en Una relación pornográfica, estrenada en 2013.


Una serie de exportación

Los estudios de la red Globo, más conocidos como Projac (por “Projeto Jacarepaguá”, en portugés), están en Río de Janeiro, fueron inaugurados en octubre de 1995 y tienen una superficie total de 400 mil metros cuadrados. Están rodeados de un inmenso bosque en el que también se suele filmar. Allí se recreó la cárcel de Supermax y se grabaron los interiores de la miniserie. Los exteriores fueron rodados en las Salinas Grandes de Jujuy. Además de Globo y la TV Pública, participaron el proyecto Canal 4, del grupo Mediaset de España, la TV Azteca de México y Teledoce de Uruguay, lo que garantiza la emisión de la serie en tres países hispanos más.


Alejandro Lingenti


seguir leyendo

Lo más visto