Ciudad de Buenos Aires sabado 19/08/17

7.8 º

17.2 º

Sudoeste 7.4 Km/h
Ahora 17.2º

domingo

6.7º
15.5º
Mañana
Noche

lunes

9.9º
17.3º
Mañana
Noche

martes

15.2º
19.8º
Mañana
Noche

miercoles

14.9º
20.7º
Mañana
Noche
compiten por una banca en el senado

Conocé el lado oculto de los principales candidatos de las PASO

Faltan pocos días para las PASO y ya se ha escrito demasiado sobre los principales postulantes, especialmente sobre Cristina. En esta nota, van algunas curiosidades de la expresidenta, Bullrich, Massa, Randazzo y Pitrola. Ver fotogalería Viernes 04 de Agosto de 2017 23:53 hs.



Cristina Kirchner: Chocolates, series y un breve paso por la danza

El chocolate es uno de los alimentos a los que Cristina Kirchner no les puede decir que no. La candidata de Unidad Ciudadana es fanática de Vasalissa Chocolatier, la exclusiva y tradicional chocolatería de Recoleta. También disfruta de los alfajores de La Olla de Cobre, de San Antonio de Areco, que le trae el intendente, Francisco “Paco” Durañona, cada vez que la visita en Buenos Aires. “Nada mejor que sentir el chocolate deshaciéndose en la boca”, suele repetir la ex presidenta.Para comer sin culpa, todas las mañanas se sube a la cinta de caminar.

Cada vez que hablaba sobre su educación, Cristina mencionaba su paso por la secundaria en el colegio Misericordia de La Plata; sin embargo, la primaria, momento en el que su familia tenía una condición más humilde, la realizó en la escuela pública Dardo Rocha, donde tuvo un breve paso por la danza. A pesar de su paso por allí, esta institución no conserva ningún recuerdo de la ex presidenta. Desde que terminó la primaria, jamás regresó ni se contactó con sus compañeros o maestros.

Game of Thrones y The Killing fueron algunas de las series que recomendó cuando estaba en la presidencia. Aunque les dedica menos tiempo a las series para jugar a los Rasti con su nieta Helena, no perdió el hábito de mirar distintas series durante la noche, acompañada de un té o mate cocido. The Honorable Woman y The Fall son las últimas que sumó a su lista, que también incluye Scandal y The Americans.

Florencio Randazzo: Campeón de básquet y pintor

A los 8 años consiguió su primer trabajo en el mercado de frutas y verduras de Chivilcoy. Eran trabajos de verano. En otros años también se ganó sus primeros sueldos como heladero, cobrador de comercios y pintor de brocha gorda. Cuando llegó a Buenos Aires a estudiar para ser contador público, consiguió empleo como administrador de edificios. Más tarde fundó una empresa de cable y, al recibirse, puso su primer estudio.

Del club San Lorenzo pasó a jugar en la selección de básquet de Chivilcoy, con la que se consagró campeón. Ahora comparte la pasión de este deporte con su hijo, quien juega en el Club Gimnasia y Esgrima La Plata. Dejó el deporte con el regreso de la democracia para meterse en la política.

Por su militancia en su ciudad natal, en 1983 conoció al entonces candidato a presidente del PJ, Italo Luder, y a su compañero de fórmula, Deolindo Bittel. Antes de llegar a ser ministro de Cristina Kirchner, tuvo su paso como funcionario de Felipe Solá, a quien convenció de romper con Eduardo Duhalde e iniciar el armado con Néstor Kirchner para competir en 2005.

Néstor Pitrola: Del ping pong a la bicicleta

Jugaba al ping pong de joven, en su Córdoba natal, donde participó en distintos torneos. Los amigos saben que siempre se toma los partidos muy en serio y no le gusta perder. Ahora trata de cuidarse y algunos fines de semana sale a pasear en bicicleta por la Reserva Ecológica.

En 1969 participó en el Cordobazo como parte de su centro de estudiantes de Arquitectura. Ya formaba parte de la corriente Política Obrera, de la que surgió el Partido Obrero. Hasta ahora siempre se presentó como candidato a diputado, pero este año va como senador.

Esteban Bullrich: Entre el avión y cursos de cocina

En los últimos seis años, Esteban Bullrich pasó largas horas en el aire. En 2010 comenzó a cumplir su sueño de ser piloto de avión y, después de pasar el tiempo necesario arriba de una aeronave, el año pasado consiguió la licencia de piloto. Estar en las nubes es un sueño que tiene desde chico, cuando leyó Cinco semanas en globo, de Julio Verne.

En 1996, viajó a Estados Unidos para hacer un máster en Administración de Empresas, y ese mismo año decidió viajar a Nicaragua, en donde estuvo un semestre enseñando Matemática en un orfanato de la Fundación Padre Fabretto.

Antes de desembarcar en la política, creó una empresa familiar de comercialización de cítricos y trabajó en la empresa textil Alpargatas. Es licenciado en Sistemas y Computación y fanático de cursos y tutoriales por internet. Llegó a hacer cursos de cocina por medio de la computadora e impulsó el sistema de inscripción online para ingresar en la escuela pública porteña como ministro de Educación.

Sergio Massa: Monaguillo y con unidad básica

Sergio Massa pasaba los domingos en la iglesia La Asunción de San Martín. A los 10 años fue monaguillo y, en aquellos tiempos, cuando el Padre Javier, director del Colegio Agustiniano, al que asistía, le preguntaba qué quería ser de grande, el candidato respondía que iba a llegar a la presidencia.

Empezó a militar en San Martín, cuando conoció a la actual diputada Graciela Camaño. Ese mismo día que la vio por primera vez, la diputada le dijo a un grupo de jóvenes que si querían militar en ese espacio peronista al otro día debían montar cada uno una unidad básica propia. Massa acudió a su padre, Alfonso, quien le financió el alquiler de un local en Ballester, y así se ganó la confianza de la dirigente.

Como abogado (comenzó sus estudios en la juventud, los abandonó y los retomó para recibirse en 2013), Massa puso la firma en un solo amparo desde que se graduó. Fue este año, cuando acompañó a una mujer a la que desde el gobierno nacional se le dio la baja de la pensión por discapacidad de su hijo. Consiguió un dictamen a favor, pero Cambiemos ya apeló.



seguir leyendo
home elecciones2017 compiten por una banca en el senado
Temas de esta noticia

Lo más visto