Ciudad de Buenos Aires jueves 17/08/17

12.8 º

20.6 º

Noroeste 13 Km/h
Ahora 12.2º

viernes

13.3º
22.2º
Mañana
Noche

sabado

7.2º
16.1º
Mañana
Noche

domingo

6.7º
14º
Mañana
Noche

lunes

9.7º
16.6º
Mañana
Noche
PRAT-GAY

Ministro devaluado

Macri manda tiros por elevación para disciplinar al titular de Hacienda. Bendiciones para Peña. Sábado 17 de Diciembre de 2016 04:22 hs.

De lejos, en la esfera Macri, Alfonso Prat-Gay parece el ministro más devaluado. De cerca, también. No sólo por la antipatía que recoge en la Casa Rosada (mansión que sueña ocupar como le predica a su familia), también por  el disgusto discepoliano que al Presidente le causa imaginar que alguien intenta probarse el traje que algún día va a dejar.  

En la fobia, hay que incluir el rechazo a la soberbia intrínseca que exhuda el ministro; dicen: “Ahí vienen los dos Prat-Gay, primero entra el ego”, las habituales fricciones con colegas (Frigerio, Sturzenegger, Melconian),  las declaraciones de prima donna (muchas erradas) y su pertenencia al poco exitoso Morgan Team, especialista en tomar deuda. No es nueva esta descripción del revulsivo interno Prat-Gay, se multiplica desde que empezó el Gobierno. Pero explotó ahora con la frustración de Ganancias en el Congreso, ese desatino oficial que la oposición enojada transformó en esperpento. Y que, por la paz de las Fiestas, volverá a modificarse con la ayuda de la CGT, un acuerdo cómplice.

Sirvió ese episodio para consagrar lo que se había advertido en el retiro de Chapadmalal: Macri ha decidido aplacar la disidencia intestina que agranda a los peronistas y disciplinar a su tropa desde la jefatura de gabinete con Marcos Peña de vicario y sus dos apóstoles Quintana y Lopetegui. Pero esa instrucción militar se diluyó debido a que en el retiro hubo amables y paternales monsergas de autoayuda tipo “cuídense, vayan al cine, al teatro, si quieren al fútbol, eviten el estrés que nos impone la función pública, el desgaste, no se olviden de la casa y sobre todo la familia” (¿habrá alguno que ya se ha separado?), concurso de chistes y un video sorpresa no viralizado que los parientes grabaron como si fuera un casamiento para sus madres y padres ministros o la arenga típica del fútbol antes de jugar una final (“fuerza Papi, la patria te necesita”).

La asombrosa derivación del tratamiento de Ganancias en Diputados, esa incalculable torpeza oficial, forzó a imponer la orden mitigada en Chapadmalal. Entonces, dijo Macri: mis ojos, mis pies, mis manos, mi voz, son Marcos Peña. Una entronización y entrega que, en ocasiones, incorpora al dúo Lopetegui-Quintana. Casi un comité central revolucionario de Cambiemos que no encuentra demasiada explicación en algunos íntimos de Macri, en aquel –por ejemplo– que alguna vez fue considerado su hermano. Estiman demasiada devoción presidencial por su lugarteniente de escritorio; temen o desean que en tres años, aunque no reúna el perfil, se convierta en un Rasputín.

Algunos creen que Macri hablaba para Emilio Monzó, quien se atrevió a postular una apertura del Gobierno a otras expresiones políticas que mereció  una advertencia de Peña a favor de la pureza étnica del Gobierno, aunque luego sostuvo que pocas diferencias observaba con el jefe de Diputados. O para María Eugenia Vidal, quien no cesa de convidar peronistas a la mesa de su administración. También vale el juicio para Horacio Rodríguez Larreta, quien guarda celosa discordia con el jefe de Gabinete desde hace años. Pero la oral cesión de poderes  supone un blanco más dirigido: Prat-Gay. No sólo por las irreverencias cruzadas entre uno y otro, apelativos escolares que se imputan, sino por la cosecha de críticas que recoge el poderoso trío sobre la exangüe performance económica y la disconformidad de pensamiento entre el ministro y ellos, aunque de economía ninguno de los tres tiene formación técnica. Y a pesar de que, en público, Peña discurre con la discutible consigna de que los argentinos votaron un cambio político y no un cambio económico. Es lo que Jaime Duran Barba dice que hay que decir.

Debut. Peña estrenó facultades esta semana, asumió con garra la defensa de Macri por las investigaciones de los Panamá Papers, sosteniendo que esas pesquisas son una berretada. Podrían acercarle un libreto más denso como justificativo. Deberá también explicar los créditos de los bancos oficiales a íntimos de Macri, como Caputo y Calcaterra, este último también autorizado para operar el Interfinanzas por el Banco Central, seguramente luego de haber acumulado todas las exigencias de la institución. Un verdadero alivio para el grupo esa laguna financiera que tantos quisieron comprar: ahora, el primo del Presidente –que según él lleva como una cruz el parentesco– podrá disponer de otras capacidades para solventar su triunfo en el primer tramo de la Autopista ribereña por mejor precio. La Cámara de Construcción siempre está, como la Policía.

Pero el rol de Peña como heredero se manifestó en otro rubro: primero en un desayuno-entrenamiento con empresarios afines (Hugo Sigman, Cristiano Rattazzi, entre otros) y, al día siguiente, en un almuerzo de superior envergadura con otros más afines, como el binomio Rocca y Magnetto (quien confiesa cierta desazón sobre el Gobierno y no sólo porque aún resta que le firmen algunos decretos). Si bien Peña habló en abundancia, ofreció la peculiaridad cristinista de castigar al bloque empresarial que lo invitaba, en comparación con la docilidad de los gremios, repitiendo un criterio más añoso que su abuelo: la representación del sector industrial viene con lobby incluido, se preocupa por su propio beneficio y no por la totalidad del sistema. Un concepto que también reitera cuando alude a una presunta tensión con la prensa debido a que le recortaron prebendas y pautas, de lo cual más de uno duda.

Cierta candidez o descubrimiento tardío aparece en estas expresiones, sobre todo si el trío ahora mentado considera que los gremios son menos ávidos que los empresarios o que las organizaciones sociales son más colaborativas que el periodismo. Macri y su delfín salieron del encierro de la chambonada de Ganancias gracias a Moyano –y a Miguel Pichetto–, como ocurrió siempre en la Ciudad, y como ocurrió siempre con Néstor Kirchner. Siempre por amor, y gratis. Tal vez.



seguir leyendo

Lo más visto